Redacción Médica
19 de agosto de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Empresas > Industria

IPC: sube el precio de los fármacos pero baja el de la tecnología médica

Sigue sin haber impacto visible de los nuevos precios de referencia, al menos en los bolsillos de las familias españolas

El precio de los medicamentos volvió a subir en febrero, igual que el de los servicios sanitarios.
IPC: sube el precio de los fármacos pero baja el de la tecnología médica
Martes, 13 de marzo de 2018, a las 11:40
A los consumidores les costó un poco más consumir productos y servicios sanitarios en febrero. Así lo indica el último Índice de Precios de Consumo (IPC), elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que refleja un ligero encarecimiento del coste de los insumos relacionados con la salud en España del 0,2 por ciento anual.
 
Esto ha sucedido a pesar de la importante reducción del coste de los dispositivos y productos sanitarios, cuyo precio cayó un 2,6 por ciento respecto al mismo periodo de 2017. De esta manera el bolsillo de los consumidores españoles pudo compensar que el de los medicamentos subiera un 0,4 por ciento.
 
En cualquier caso, este último dato refleja el escaso impacto visible que los nuevos precios de referencia de los medicamentos, que entraron en vigor el pasado 1 de enero, están teniendo en las estadísticas e indicadores económicos. Así lo indica también que el gasto farmacéutico aumentara en enero un 6 por ciento.
 
Servicios sanitarios
 
Por otro lado, el precio de los servicios sanitarios también siguió la senda del crecimiento: los servicios médicos aumentaron su coste un 1,1 por ciento, los dentales un 1,4 por ciento, los hospitalarios un 0,4 por ciento y los paramédicos se dispararon un 2,2 por ciento.
 
Por regiones, en la que más se redujo el coste de los insumos sanitarios fue en Murcia, donde cayeron un 0,6 por ciento mensual y un 1,9 por ciento anual. Por otro lado, Baleares lideró el crecimiento mensual de los precios, con un 0,7 por ciento. En cambio, en la comparación anual, Navarra fue la autonomía en la que más se encareció el consumo de salud.

Con todo, a escala estatal, la subida está por debajo de la media general, cuyo incremento ha sido del 0,1 por ciento mensual y del 1,1 por ciento anual.