19 de junio de 2018 | Actualizado: Martes a las 20:00
Empresas > Industria

Estados Unidos acusa a Abbvie de retrasar la comercialización de genéricos

La Comisión Federal de Comercio reclama una compensación de 1.064 millones de euros

Richard González, CEO global de Abbvie.
Estados Unidos acusa a Abbvie de retrasar la comercialización de genéricos
Redacción
Miércoles, 07 de marzo de 2018, a las 17:30
La farmacéutica Abbvie se enfrenta a una millonaria demanda por haber retrasado la comercialización de medicamentos genéricos de su fármaco AndroGel mediante acciones judiciales sin fundamento. Y el demandante es Estados Unidos
 
De hecho, el juicio en el que finalmente se va a dirimir esta cuestión ya ha comenzado en la corte federal de Filadelfia. El demandante es la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos (FTC, por sus siglas en inglés), un órgano nacional regulador de la competencia que acusa a la multinacional farmacéutica  de presentar denuncias sin fundamento contra dos compañías de genéricos en 2014 con el fin retrasar la competencia de la citada terapia, que sirve para reemplazar la testosterona.
 
Estas iniciativas tuvieron el efecto deseado, retrasando la salida de medicamentos de marca blanca. Por ello, la FTC reclama a Abbvie que pague unos 1.064 millones de euros como compensación para los consumidores.
 
Demoras y costos
 
La FTC ha asegurado que las demoras en la introducción de medicamentos genéricos suponen privar a los ciudadanos de alternativas de menor coste. De hecho, ha considerado que la presentación de litigios infundados de infracción de patentes contra compañías que buscan comercializar genéricos es una práctica habitual.
 
Con todo, el órgano también se ha opuesto a determinadas formas en las que las compañías farmacéuticas de marca y genéricas a veces resuelven esta situación con los llamados acuerdos de pago inverso o pago por demora. Con ellos, los laboratorios de marca pagan o proporcionan incentivos a otras compañías para retrasar las ventas de un medicamento genérico. Este tipo de pactos cuestan a consumidores y contribuyentes, según la FTC,  unos 2,8 millones de euros al año.