Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 15:30
Empresas > Industria

El biosimilar mantiene la eficacia terapéutica y no aumenta los riesgos

Así lo demuestra un metaanálisis que confirma la seguridad del 'switching' de estos productos

El paso al medicamento biosimilar no reduce la eficacia del tratamiento ni aumenta los riesgos de la terapia, según una reciente investigación.
El biosimilar mantiene la eficacia terapéutica y no aumenta los riesgos
Eduardo Ortega Socorro
Miércoles, 04 de julio de 2018, a las 11:20
Mucho se ha hablado en los últimos años de los riesgos que implica el cambio de biológico de marca a biosimilar cuando un paciente ha iniciado un tratamiento. Se trata de un asunto controvertido, debido a la especial naturaleza de este tipo de fármacos, cuya composición molecular, al estar fabricados con organismos vivos, puede diferir incluso entre unidades de un mismo producto.
 
Sin embargo, un nuevo estudio quita fuego a esta cuestión y asegura que el intercambio entre el biológico de referencia y su biosimilar (una operación cuyo nombre técnico es el de switching) no reduce la eficacia del tratamiento ni aumenta los riesgos de la terapia de un paciente.
 

No se hallaron "diferencias significativas" entre pacientes tratados con biológicos de referencia y biosimilares


La investigación se ha publicado en la revista científica Drugs y ha consistido en un metaanálisis de 90 estudios publicados desde 1993 hasta junio de 2017 que involucraban a unos 14.225 pacientes tratados con siete entidades moleculares diferentes en 14 indicaciones en las que se producía el fenómeno del switching.
 
Entre los medicamentos intercambiados (siempre bajo el asesoramiento de un profesional sanitario) están los muy conocidos infliximab, etanercept o adalimumab, y las áreas en las que los intercambios fueron más numerosos fueron las de artritis reumatoide, enfermedad inflamatoria intestinal y psoriasis en placas.
 
No peligroso
 
“Los datos demuestran que el intercambio entre un biológico de referencia y su biosimilar no es inherentemente peligroso, y pacientes, profesionales del sistema sanitario y el público no deberían asumir que es peligroso”, indica el estudio en sus conclusiones, que destacan que no se hallaron “diferencias significativas” de seguridad y eficacia entre pacientes que pasaron a ser tratados con biosimilares y los que continuaron con el medicamento original.
 
En cualquier caso, el estudio destaca que sigue siendo fundamental mantener e impulsar la farmacovigilancia de estos productos por los cambios que se pueden generar en su producción. De ahí que, a pesar de que el intercambio sea seguro, es necesario monitorizar la aparición de posibles efectos secundarios o de problemas de eficacia no esperados.