Una trabajadora de Ventavia, empresa de investigación que participó en las pruebas, asegura que hubo fallos

BMJ: Pfizer usó "datos falsos" en el estudio para aprobar su vacuna covid


03 nov 2021. 12.20H
SE LEE EN 2 minutos
Una investigadora involucrada en los ensayos de la vacuna contra el coronavirus Covid-19 de Pfizer ha denunciado que la compañía de investigación clínica Ventavia, que el laboratorio contrató para los mismos, realizó "malas prácticas" durante las pruebas, como falsificar datos, etiquetar mal las muestras y no dar seguimiento a los efectos secundarios comunicados. Así lo pone de manifiesto un artículo publicado en British Medical Journal (BMJ), que abre el debate sobre la sobre la integridad de los datos y la supervisión regulatoria.

La denuncia comienza cuando varios trabajadores de Ventavia se quejaron porque estaban teniendo problemas durante los ensayos de la vacuna de Pfizer en Texas (Estados Unidos). La citada investigadora recopiló las demandas y las trasladó a la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) en un correo electrónico. Para todos ellos, la velocidad de la vacuna "puede haber tenido un precio a costa de la integridad de los datos y la seguridad del paciente".

Se bien, según las acusaciones de falsificación de datos de la vacuna covid de Pfizer publicadas en BMJ, la empresa Ventavia "la despidió ese día". Además, esta mujer hizo fotos durante los ensayos en las que se mostraban "agujas usadas en una bolsa de plástico en vez de un contenedor para objetos punzantes; y vacunas con los nombres de los pacientes del ensayo (cuando se supone que la prueba es ciega) a simple vista".

Ensayo vacuna Pfizer: malas prácticas denunciadas


Así, en su correo a la FDA, la denunciante escribió que Ventavia había inscrito a más de 1.000 participantes en tres ensayos. La prueba completa inscribió a alrededor de 44.000 participantes en 153 ensayos que incluían numerosas empresas comerciales y centros académicos. Luego enumeró una docena de preocupaciones de las que había sido testigo, que incluyen:

  • Participantes colocados en un pasillo después de la vacuna y no controlados por el personal clínico.
  • Falta de seguimiento oportuno de los pacientes que experimentaron eventos adversos.
  • No se informan las desviaciones del protocolo
  • Las vacunas no se almacenan a las temperaturas adecuadas.
  • Muestras de laboratorio mal etiquetadas.
  • Selección de personal de Ventavia para informar sobre este tipo de problemas.




Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.