Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 09:05
Empresas > Industria

622 de los 10.000 presos con hepatitis C ya han sido tratados

Por comunidades, Andalucía y Madrid son las que más presos han tratado con fármacos de última generación

Andrew LLoyd, José Tomás Quiñonero, presidente de la Sociedad Española de Sanidad Penitenciaria y Enrique Acín.
622 de los 10.000 presos con hepatitis C ya han sido tratados
Marta Fernández
Lunes, 18 de abril de 2016, a las 19:30
“La prevención en salud es la clave para alcanzar la tasa 0 de hepatitis C entre nuestra población reclusa”. Esta es la llave, según Enrique Acín, de la subdirección general de Sanidad Penitenciaria de Madrid, para acabar con las nuevas transmisiones dentro de las prisiones españolas. Pese a que queda mucho camino por recorrer, los nuevos tratamientos sumados a esta corriente de prevención en la salud han ayudado a disminuir notablemente el número de presos que padecen esta enfermedad.

Así, según ha explicado Acín, en España hay 56.000 reclusos, de los que un 19,3 por ciento son portadores del virus VHC, lo que se traduce en una cifra cercana a los 10.000 presos. Un número considerablemente menor al que se registraba en 1989 cuando la población reclusa infectada ascendía al 48,6 por ciento.  Del total de estos 10.000 reclusos infectados, 622 ya han sido tratados.

Por comunidades, Andalucía lidera la lista ya que en ella se ha tratado a 145 reclusos, seguida por Madrid, donde han sido 102 los presos tratados hasta este mismo año. Según ha reconocido Acín, “aún falta mucho por hacer, sobre todo en materia de coordinación ya que los tratamientos se dispensan tanto desde las comunidades autónomas como desde Instituciones Penitenciarias y hay algunas comunidades más díscolas que otras”. Unas cifras que ha detallado dentro de una mesa redonda organizada por Gilead sobre las políticas sanitarias para la eliminación de la hepatitis C en Instituciones Penitenciarias.

“Nuestro objetivo es reducir la transmisión de la enfermedad dentro de las cárceles, pero, ahora, una vez transmitidas, podemos tratar a esos presos con una efectividad cercana al 100 por cien”, ha subrayado Acín. Además, según ha recordado, los nuevos tratamientos con fármacos como sofosbuvir “no tienen efectos secundarios”.

Por autonomías, la prevalencia en algunas como Galicia y Asturias es mucho mayor que en otras. Así, si las dos primeras superan una tasa del 20 por ciento, otras como Navarra, Ceuta y Melilla no llegan al 10, según Acín, “por las políticas en educación de la Salud que implantaron algunos de sus gobiernos”.

En esta charla también ha participado Andrew Lloyd, director del departamento de Enfermedades Infecciosas del Hospital Prince of Wales de Australia. Lloyd ha felicitado a nuestro país “por haber puesto las medidas necesarias para evitar la transmisión dentro de las cárceles” con programas como “el reparto de preservativos y jeringuillas”. Lloyd también ha analizado el sistema existente en su país afirmando que s eha avanzado mucho “desde que la sanidad es pública y universal por decreto, como en España, lo que facilita el acceso de la población reclusa a los tratamientos”.