Redacción Médica
15 de agosto de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 18:30
Viernes, 20 de julio de 2018, a las 12:00
La Comisión Europea ha lanzado una llamada de atención a España, Portugal, Alemania, Rumanía, Estonia y Eslovaquia para que adapten su legislación nacional a las normas europeas sobre la protección de los animales utilizados para fines científicos. 

A través de una carta de emplazamiento a cada uno de los países, Bruselas ha avisado de que existen numerosas deficiencias en la trasposición de la normativa, que tiene como objetivo "garantizar un alto nivel de bienestar animal salvaguardando al mismo tiempo el buen funcionamiento del mercado interior".

Además de exigir un trato adecuado para todos los tipos de especies, desde la directiva europea piden que se reduzca el número de animales utilizados en experimentos de laboratorio y establece que se recurra a alternativas siempre que sea posible.

Defectos sin resolver


En el caso de España, la Comisión explica que las autoridades han reconocido defectos en su legislación, pero todavía no los han corregido en ámbitos como el mantenimiento de registros y la cláusula de salvaguarda relativa a la utilización de primates no humanos para fines científicos.

Los Estados miembro deberían haber adaptado sus legislaciones nacionales antes del 10 de noviembre de 2012. Tras esta primera advertencia, los gobiernos disponen de dos meses para responder y en caso de que sigan sin cumplir las normas, la Comisión enviará un dictamen motivado, que es el último aviso antes de recurrir al Tribunal de Justicia de la UE.