Xavi Martí, director general de Lundbeck Iberia, analiza la situación del laboratorio, que suma 25 años en España

"Nos avalan más de 70 años de especialización en I+D en neurociencias"
Xavi Martí, director general de Lundbeck Iberia.


15 sep 2022. 08.00H
SE LEE EN 9 minutos
Lundbeck es un laboratorio farmacéutico innovador especializado en neurociencias que lleva más de 100 años trabajando en Europa y 25 en España. Su objetivo principal es responder a las necesidades que a día de hoy no están cubiertas en patologías como la depresión, esquizofrenia, trastorno bipolar, enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Parkinson, migraña y trastorno por consumo de alcohol

Para la compañía, la investigación y el desarrollo forman su pilar más importante, junto a la innovación. Tres líneas que se conectan para lograr el compromiso de Lundbeck Iberia de ser capaces de ofrecer los mejores tratamientos a quienes conviven con estas enfermedades. Con el objetivo de profundizar más en las diferentes labores que lleva a cabo esta 'pharma', Redacción Médica recibe en su plató a Xavi Martí, director general de Lundbeck Iberia

Entrevista complea a Xavi Martí, director general de Lundbeck Iberia.



Lundbeck es una de las pocas compañías que centran su labor investigadora en desarrollar únicamente fármacos para el cerebro. ¿Qué ventajas les aporta esta especificidad?

La ventaja que nos aporta estar centrados en el cerebro es que tenemos una experiencia en neurociencias desde hace más de 70 años, lo que nos ha convertido en especialistas. Por ello, quizás somos la única compañía global plenamente centrada en la salud del cerebro y nuestra misión clara es mejorar la vida de los pacientes afectados por estas enfermedades cerebrales para que puedan llevar a cabo una vida normal.

Aunque la historia del laboratorio alcanza el siglo de existencia, llevan 25 años trabajando en España. ¿Cómo resumiría esta notable experiencia y en qué punto se encuentran, cumplido este cuarto de siglo en nuestro país?

En estos momentos, Lundbeck tiene 5.600 empleados a nivel global, de los cuales 1.000 están en Europa y 150 en España. Durante estos 25 años en España, hemos tenido el compromiso con la salud del cerebro para mejorar la vida de todos aquellos pacientes que sufren alguna enfermedad. Para ello, Lundbeck también lleva colaborando todos estos años con todas las sociedades científicas españolas y con las asociaciones de pacientes y familias para aportar medicamentos innovadores en el campo de la depresión, esquizofrenia, trastorno bipolar, trastornos por abuso del alcohol, enfermedad de Parkinson y enfermedad de Alzheimer.

Lundbeck mantiene sinergias con diversos laboratorios como Otsuka en esquizofrenia; así como otras alianzas tecnológicas o comerciales. ¿Qué les aportan estas colaboraciones y de qué forma cree que contribuyen ustedes a sus ‘socios’?

Las asociaciones que tenemos con empresas tecnológicas nos ayudan al desarrollo de productos, pues incorporamos innovación externa a la innovación y desarrollos propios. A nivel de España, tenemos una asociación con Otsuka, en la cual comercializamos un producto para la esquizofrenia y con él desarrollamos programas de divulgación y formación científica en el área de la psicosis y de la esquizofrenia, tanto en todo el territorio español como a nivel de los psiquiatras y de todo aquel personal sanitario que trata a los pacientes con esquizofrenia.


"No solo somos una empresa que lleva a cabo y comercializa terapias innovadoras sino que ayudamos a concienciar sobre la enfermedad"



Hablemos ahora del modelo empresarial de Lundbeck. El laboratorio pertenece en un 70 por ciento a la Fundación del mismo nombre. ¿Cómo afecta esta particularidad orgánica al funcionamiento de la corporación; y a su inversión en investigación y desarrollo?

Esta estructura de accionariado donde la Fundación representa el 70 por ciento de las acciones de Lundbeck lo que intenta, de alguna manera, es perseverar y conservar su misión de centrarse en el cerebro. Así, toda la labor de investigación que está llevando acabo, siempre está intentando perseguir esa especialización. De hecho, la Fundación dona un millón de euros a los premios llamados 'Brains Prize', los galardones más importantes a nivel mundial en relación al área del cerebro.

Se estima que 84 millones de europeos padecen enfermedades del cerebro, lo que supone una notable carga asistencial para los sistemas sanitarios. ¿Cómo ayuda Lundbeck al impacto sociosanitario que ello genera?

Lundbeck colabora con la sociedad llevando a cabo tareas de sensibilización hacia el público en general para que todos los temas relacionados con la salud del cerebro se den a conocer y exista un conocimiento muchos más amplio sobre estos, lo que va a ayudar mucho en el diagnóstico de este tipo de patologías.

Entonces, no solo somos una empresa que llevamos a cabo y comercializamos terapias innovadoras, sino que ayudamos, a través de nuestras relaciones con las sociedades científicas y también con las asociaciones de pacientes y de familiares, a concienciar sobre la enfermedad. Además, participamos en todos los congresos científicos y formaciones continuadas de profesionales sanitarios para dar a conocer las terapias innovadoras, cómo mejoran el diagnóstico y cómo podemos romper este desconocimiento que hay alrededor de la salud mental y la salud del cerebro.

 "Estamos llegando al público general a través de redes sociales para que detecten y conozcan sobre lo que es la enfermedad".


El diagnóstico precoz de estas patologías es clave, ¿cómo colaboran desde ese prisma de concienciación social?

Estamos llegando al público general a través de redes sociales para que detecten y conozcan qué es la enfermedad, para que así puedan detectar cuáles son sus síntomas y, por ende, que acudan al médico para que les diagnostique mejor la patología. Todo esto lo hacemos a través de los profesionales médicos, de congresos, de actos científicos, de formación continuada y de toda la red comercial que tenemos en España.

La patología de salud mental ha llevado tradicionalmente asociado un estigma social difícil de derrumbar, costoso a todos los niveles para el paciente y su entorno, ¿qué campañas realiza Lundbeck para dar visibilidad y, en cierto modo, normalidad a estas enfermedades?

La compañía, recientemente, ha llevado a cabo una campaña llamada 'La travesía de Elena', que se puede ver en la página web deladepresionsesale.com. Esta campaña recoge la opinión de 500 personas que, de alguna manera, están afectadas por algún síntoma depresivo. La ilustradora Ana Santos, junto al equipo médico de Lundbeck, las ha convertido en ilustraciones, representándolas en una serie de diagramas con el símil de la travesía de un barco. Es decir, la travesía naútica de aquellos síntomas y connotaciones que la depresión tiene y cómo una persona que la sufre puede superarla.

Este viaje o esta 'travesía de Elena' describe todos estos pasos hasta la superación total de la enfermedad. Durante la pandemia se llevó a cabo esta campaña de una manera virtual, por lo que próximamente queremos representar estas ilustraciones en un entorno ya presencial para que la gente pueda disfrutar de ellas y ver todo el trabajo de Ana Santos. 

Entre otras cosas, también estamos llevando a cabo en el área de neurociencias otras campañas de divulgación con nuestros compañeros de Otsuka, con los que tenemos una asociación en relación a la esquizofrenia.

"Seguimos trabajando en el área de depresión, esquizofrenia y trastorno bipolar, entre otras, y pronto vamos a entrar en el área de la migraña".


Encaramos ya el segundo semestre de 2022, ¿qué objetivos se marca Lundbeck en España para lo que resta de año y para el 2023?, ¿qué innovaciones esperan poder incorporar al mercado?

Seguimos trabajando en el área de depresión, esquizofrenia y trastorno bipolar, entre otras, y pronto vamos a entrar en el área de la migraña. De hecho, Lundbeck ha adquirido en estos últimos años la compañía Alder Biopharmaceuticals, la cual disponía de una molécula, eptinezumab, en la prevención de la migraña. En estos momentos estamos en el proceso de registro y precio de reembolso para poder lanzar el próximo año este medicamento en el área de la migraña. Un avance que es un gran reto para nosotros porque se trata de un fármaco que se encuentra en el ámbito hospitalario. 

En cuanto a las innovaciones, aparte de las que ya tenemos en el mercado en el área de esquizofrenia y depresión, junto a la que estamos introduciendo de la migraña, la compañía está trabajando en cuatro áreas biológicas muy concretas: el circuito neuronal, donde se intenta modular la neurotransmisión sináptica para disminuir los síntomas psiquiátricos neurológicos en dolor; las proteinopatías, relacionadas con las enfermedades neurodegenerativas, como el Parkinson, el Alzheimer y algunas de las enfermedades raras; los circuitos hormonales, relacionados con el dolor y el estrés como es el tema del cortisol; y, por último la neuroinflamación, es decir, el abordaje terapéutico a través de la neuroinmunología del sistema inmune. Estas son las cuatro áreas de investigación donde Lundbeck está intentando diseñar el futuro y desarrollar tratamientos innovadores.

Isabel Martín, periodista de Redacción Médica; y Xavi Martí, director general de Lundbeck Iberia.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.