Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Empresas > Industria

"En 2050 habrá más muertes por resistencia antibacteriana que por cáncer"

MSD ha organizado un encuentro sobre este reto sanitario en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo

Ángel Fernández, presidente de MSD junto a César Nombela, rector de la UIMP.
"En 2050 habrá más muertes por resistencia antibacteriana que por cáncer"
Olga Rodríguez
Jueves, 07 de septiembre de 2017, a las 16:30
El presidente de MSD, Ángel Fernández, ha sido el encargado de inaugurar el encuentro 'Antimicrobial Stewardship: de la teoría a la práctica' donde ha señalado que la "educación y divulgación en resistencia antibacteriana" pueden ayudar a combatir este problema. Fernández ha destacado que MSD ha desarrollado vacunas que han servido para la prevención de esta resistencia, pero ha subrayado su incidencia ya que "en 2050 habrá más muertes por resistencia antibacteriana que por cáncer"

En la presentación del encuentro han participado también los coodirectores del curso, Rafael Cantón,  jefe del servicio de Microbiología del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid y Emilio Bouza, jefe del Servicio de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario Gregorio Marañón. Encarnación Cruz, directora de Cartera Básica de Servicios y Farmacia, por su parte, ha remarcado las iniciativas de la Administración española y su compormisco con "la resistencia a antibióticos".

La resistencia a los antibióticos es responsable cada año en Europa de 25.000 muertes y supone un coste de 1.500 millones de euros derivados de la atención sanitaria y la pérdida de productividad, según ha indicado MSD. Ante esta situación, la Unión Europea ha publicado en junio de este año un Plan de Acción que pide la colaboración de autoridades sanitarias, administraciones, profesionales sanitarios, veterinarios y ciudadanos en la búsqueda de soluciones; la ampliación de la investigación y el desarrollo y la concienciación para un consumo responsable de los antibióticos.

En España, en 2015 se dispensaron 22,24 dosis diarias de estos fármacos por cada mil habitantes en Atención Primaria, según datos del Centro Europeo de Control y Prevención de Enfermedades, casi dos puntos más que la media de la OCDE. No es solo una cuestión de prescripción, sino también de concienciación. En Medicina de Familia es donde más se detecta que los ciudadanos no conocen los riesgos de la resistencia antibiótica: en España, un 74 por ciento de los facultativos y un 98 por ciento de los farmacéuticos han recibido peticiones de los pacientes para que les recetaran/vendieran directamente un antibiótico. Además, es el segundo país en el que los padres usan más antibióticos sin prescripción para medicar a sus hijos.

Concienciación y formación

Los distintos profesionales coinciden en la importancia de la formación. A ello se dedican los Programas de Optimización de Antibióticos, también llamados Programas AMS Proa, que siguen los principios del Antimicrobial Stewardship: saber escoger el tratamiento apropiado, para el paciente adecuado y durante el tiempo preciso.

Estos programas pretenden corregir problemas como por ejemplo  “las duraciones inadecuadas de los fármacos, y a la larga, demostrar que, en muchas infecciones, tiempos más cortos de lo que habitualmente se consideraban estándares pueden ser suficientes”, ha explicado Emilio Bouza. Los objetivos son "reducir resistencias bacterianas y las infecciones pero también mejorar el uso de los antibióticos".

Rafael Cantón ha explicado que "tenemos que jugar con varios factores: el microorganismo que produce la infección, el tipo de infección, el tipo de paciente y el antibiótico que lo que tiene que hacer es matar o inhibir al microorganismo que está produciendo la infección. Debemos encontrar un equilibrio entre inhibir al microorganismo agresivo y evitar un efecto de selección sobre la microbiota normal del propio paciente".

El papel de la industria
 
Joaquín Mateos, director médico ejecutivo de MSD ha explicado que es necesario "desarrollar e inventar nuevos fármacos" pero también "impulsar la investigación". En concreto, la compañía participa junto a la Universidad Complutense de Madrid en un proyecto para que los jóvenes investigadores estudien distintos organismos y sus posibles elementos infecciosos.

Mateos ha asegurado que "cuanto más concienciados estemos todos, mejor podremos luchar contra esta gran amenaza para la salud. De esta manera podremos seguir disponiendo de los mejores tratamientos y se continuarán salvando vidas, objetivo que compartimos con todos los implicados en la atención a las enfermedades infecciosas”.