El director de Medicina e I+D en Boehringer España, Guillem Bruch, dice que es un elemento "principal" en la compañía

"El paciente crónico necesita de un abordaje holístico y colaborador"
El director de medicina e I+D en Boehringer España, Guillem Bruch.


12 abr 2022. 12.25H
SE LEE EN 4 minutos
Los trastornos relacionados con las enfermedades crónicas son motivo de consulta frecuente en Atención Primaria (AP), la principal referencia en atención para los pacientes crónicos. Según la Encuesta Europea de Salud en España, las enfermedades crónicas afectan a más de 22 millones de personas, lo que significa un 54 por ciento de la población, con especial prevalencia en mayores de 65 años, donde el porcentaje sube al 89,5 por ciento. A pesar de eso, la cronicidad no tiene edad y puede afectar también a la población infantil. Concretamente en España un 19 por ciento de los niños y niñas vive con alguna enfermedad crónica diagnosticada.

Boehringer Ingelheim, en línea con su visión de poner al paciente en el centro de sus acciones, está comprometida con el abordaje de la cronicidad y con la transformación de la atención sanitaria de proximidad, colaborando con sociedades científicas y las organizaciones de pacientes para mejorar los procesos asistenciales en los centros de salud. Las enfermedades crónicas son patologías de larga duración y de progresión lenta que conllevan una limitación de la calidad de vida de las personas que las sufren. Pueden llegar a ser causa de mortalidad prematura y tienen un impacto económico importante, tanto a nivel familiar como asistencial.

“La cronicidad y el paciente crónico necesitan de un abordaje holístico y colaborador, por ello es un elemento principal de nuestra agenda desde hace más de 60 años. La salud y el bienestar de los pacientes es nuestra prioridad”, explica Guillem Bruch, director de Medicina e I+D en Boehringer Ingelheim España.

Como agente de salud, Boehringer Ingelheim impulsa distintos proyectos de formación dirigidos a profesionales sanitarios, reconociendo su labor como eje fundamental del sistema y especialmente para pacientes crónicos que necesitan una atención continuada.

La actualización de procesos y protocolos que contribuyan a mejorar la experiencia asistencial de los pacientes crónicos requiere de un trabajo conjunto entre los profesionales sanitarios, la administración y la industria farmacéutica. También se incluye aquí la humanización de la atención, haciendo partícipes a los pacientes crónicos de las decisiones a tomar sobre su enfermedad.

Día de la Atención Primaria


En el Día de la Atención Primaria, que se celebra este 12 de abril, sirve para aflorar el papel de los profesionales sanitarios de los centros de salud de atención primaria, que según Francisco José Sáez, coordinador del grupo de trabajo de Cronicidad de la SEMG (Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia) se enfrentan al reto de sobrevivir a la sobrecarga asistencial.

“Cuando hablamos de atención a los pacientes crónicos en Atención Primaria estamos definiendo la parte fundamental de nuestra consulta. Según los datos de 2019 (los más actuales), el número de pacientes que tenemos con al menos una enfermedad crónica es el 55 por ciento. Pero estos pacientes y especialmente los mayores de 65 años, quienes están cerca del 77 por ciento de pacientes con el diagnóstico de cronicidad, ocupan más del 80 por ciento de nuestras consultas”, declara.

Cambiar el paradigma del paciente agudo al paciente crónico y dejar de tratar la enfermedad para pasar a la prevención es una de las soluciones por las que apuestan desde las sociedades médicas. Uno de los aspectos clave para mejorar la calidad de vida de los pacientes crónicos es la realización de actividad física adecuada a las condiciones de cada persona, llevar una correcta higiene del sueño, eliminar conductas como el consumo de tabaco y alcohol, una alimentación equilibrada, etc. así como un correcto seguimiento de su enfermedad por parte de los equipos multidisciplinares de los centros de salud.

En este sentido, Sáez destaca que “la OMS establece la necesidad de aumentar el porcentaje del presupuesto sanitario en la Atención Primaria hasta el 25 por ciento, demostrando que la presencia de mayor número de médicos de AP favorece la prevención de la enfermedad y la promoción de la salud, alargando la supervivencia de las personas. Y esa inversión económica es lo que nos falta en AP, donde la media nacional del 14 por ciento ha disminuido con la pandemia del Covid-19”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.