Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 11:40
Empresas > Industria

"Desde 2014 vemos un repunte de la tosferina por falta de vacunación"

Los médicos han asegurado que esta enfermedad afecta a todas las capas de población

Imagen de la jornada Light On Vax.
"Desde 2014 vemos un repunte de la tosferina por falta de vacunación"
Alex Lázaro
Jueves, 05 de abril de 2018, a las 17:00
La tosferina, también conocida como tos de los 100 días, es una enfermedad que puede prevenirse y contenerse desde finales de los cuarenta, década en que se desarrolló la primera vacuna. "Sin embargo, desde 2014 estamos viendo un repunte de esta patología y esto se debe a varios factores, pero el más importante es que la gente no está vacunando a sus hijos", ha afirmado  Nicole Guiso, investigadora del Pasteur Institute de París, en la Light On Vax, jornada dedicada a la vacunación de la tosferina, que ha sido organizada por la Asociación Española de Vacunología (AEV), con la colaboración de Sanofi Pasteur.

"La vacuna a tiempo es clave y el momento idóneo para inyectarla es entre las seis y ocho primeras semanas de vida de los pequeños. Se trata de una cita muy importante, pero los padres no suelen acudir hasta que sus hijos tienen más de tres meses y es un grave error que puede traer consecuencias", ha explicado la investigadora.

En la actualidad, la enfermedad sigue mutando y es difícil controlar las cepas. Los facultativos consideran que se trata de una patología 'joven', ya que el primer brote se detectó en la región de Persia hace unos 500 años. Por ello, consideran que tiene una gran capacidad para adaptarse a las vacunas y modificar su composición para luchar contra ellas.

"A pesar de que hemos conseguido contenerla (en cierto modo) todavía nos queda mucho camino por recorrer. Todavía seguimos sufriendo picos en los que hay un repunte de los casos y en cierto modo es debido a que no hay una buena política de vacunación por parte de los Estados", ha asegurado Guiso.

Más que una enfermedad de niños

"Siempre se ha considerado que era enfermedad de niños, pero los datos nos muestran que jóvenes y adultos pueden contraerla. Esto se debe a que es una de las patologías con mayor capacidad para propagarse, un enfermo puede contagiar a otros 17 con rapidez, solo tosiendo", ha afirmado Dimitri Diavatopoulos, profesor del Centro Médico de la Universidad de Radboud.

Además, el facultativo ha explicado que: "Una de las causas que ha producido la situación actual es que las vacunas tienen un tiempo de protección corto. Por ello, es imprescindible que a lo largo de la vida se vayan inyectando más dosis y que los centros de investigación no cesen en su empeño por encontrar la vacuna definitiva".