18 nov 2018 | Actualizado: 14:00

'Apremilast' despunta en artritis psoriásica como inhibidor enzimático

'Apremilast' despunta en artritis psoriásica como inhibidor enzimático

Federico Díaz González, médico del Servicio de Reumatología del Hospital Universitario de Canarias.
'Apremilast' despunta en artritis psoriásica como inhibidor enzimático
jue 19 mayo 2016. 17.40H
Redacción
Las nuevas opciones de tratamiento para la artritis psoriásica dan una “nueva visión del tratamiento de la enfermedad”, según ha recalcado González, médico adjunto del Servicio de Reumatología de Hospital General Universitario Gregorio Marañón, quien ha subrayado que “tenemos una nueva opción en el tratamiento de la artritis psoriásica, apremilast, que puede ser muy útil, ya que tiene un mecanismo de acción diferente al de las terapias que existían hasta ahora”.

Apremilast es un medicamento oral que actúa inhibiendo la fosfodiesterasa 4 (PDE4), una enzima que predomina en las células que intervienen en el proceso inflamatorio de la psoriasis y la artritis psoriásica.

La reducida movilidad de las articulaciones atribuida a la artritis psoriásica merma la calidad de vida de los pacientes de forma considerable por lo que debilita su capacidad para realizar tareas tanto cotidianas como las relacionadas con su trabajo.

Así lo han dado a conocer expertos reunidos en el simposio que organiza en Barcelona la compañía Celgene, en el marco del Congreso de la Sociedad Española de Reumatología (SER). “La artritis psoriásica es una enfermedad compleja porque afecta tanto a las articulaciones como a la piel”, ha declarado González.

“Aquellos enfermos que padecen una afectación muy extensa en la piel o en zonas expuestas, ven muy perjudicadas sus relaciones sociales, familiares, de trabajo… mientras que, si predomina la afectación de las articulaciones, se ven muy limitados a la hora de realizar cualquier actividad cotidiana”, ha añadido González.

Posicionamiento a partir de la práctica clínica

Según ha explicado Federico Díaz González, médico del Servicio de Reumatología del Hospital Universitario de Canarias, durante el simposio los expertos han analizado “la percepción sobre esta terapia y su posicionamiento en la práctica clínica”.
Díaz ha señalado que, de acuerdo con su experiencia clínica, apremilast “es un fármaco seguro, con muy pocos efectos secundarios, que se tolera bien”, y cuya efectividad “no tiende a perderse con el paso del tiempo, sino que es mantenida”. 

“Los pacientes en los que no funcionaban las terapias convencionales, o incluso que tienen contraindicación en el uso de terapias biológicas, ahora tienen una alternativa que además es por vía oral. Es muy fácil de usar, no hace falta ir al hospital a ponerse la medicación, ni la manipulación de jeringas subcutáneas”, ha indicado González.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.