19 de junio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 22:40
Especialidades > Hepatología

Abusar del alcohol en la adolescencia provoca daños hepáticos en la madurez

La probabilidad de desarrollar enfermedades del hígado aumenta en las personas que toman más de 60 gramos diarios

También se debe tener en cuenta la alimentación y el consumo de tabaco.
Abusar del alcohol en la adolescencia provoca daños hepáticos en la madurez
Redacción
Lunes, 26 de febrero de 2018, a las 14:20
Un estudio ha concluido que los hombres que ingieren altas dosis de alcohol durante los últimos años de la adolescencia tienen una probabilidad más alta de desarrollar una enfermedad hepática que las personas que no han tenido un consumo tan elevado.

El informe se basó en el estudio del consumo de alcohol de 43.296 hombres que ingresaron en el servicio militar entre 1969 y 1979, cuando tenían entre 18 y 20 años. Tras 38 años de seguimiento, un total de 383 hombres habían sido diagnosticados con una enfermedad hepática severa, mientras que 208 habían muerto.

Los investigadores determinaron que cada gramo de alcohol consumido por los hombres se asociaba un aumento del dos por ciento de desarrollar cualquier tipo de enfermedad hepática. A pesar de todo, el estudio determinó que la probabilidad de desarrollar afecciones de este tipo siempre era mayor entre los jóvenes que durante años habían estado tomando altas dosis de alcohol, consideradas entre 51 y 60 gramos diarios.

Hannes Hangstrom, autor del estudio, aseguró que: “Encontramos que la mayoría de los sujetos del estudio que acabaron desarrollando una enfermedad hepática grave habían sido diagnosticados con anterioridad en el abuso de alcohol o la dependencia de este tipo de sustancias”.

“Por lo tanto, es razonable creer que el consumo de alcohol a una edad temprana aumenta el riesgo de que continúe bebiendo y de que aumente su consumo. Además, no podemos descartar que una exposición de larga duración al alcohol sea una causa que contribuya a este aumento del riesgo de contraer una enfermedad hepática”, concluyó Hangstrom.

La cantidad de alcohol necesaria que una persona debe tomar a diario para sufrir daños hepáticos en el futuro no está clara, aunque el estudio también ha señalado que el tipo de alimentación que lleve y si fuma o no también son determinantes en este tipo de casos.