22 de septiembre de 2017 | Actualizado: Viernes a las 13:40
Especialidades > Hematología y Hemoterapia

Una fórmula crea glóbulos rojos 'a la carta' sin límite de número

Los científicos no pensaron en las transfusiones al principio, pero se ha visto como su principal aplicación

Los hematíes producidos en serie solucionarían el problema de las transfusiones y de algunas enfermedades hematológicas.
Una fórmula crea glóbulos rojos 'a la carta' sin límite de número
Redacción
Viernes, 31 de marzo de 2017, a las 15:00
Un equipo de hematólogos ha conseguido crear glóbulos rojos de cualquier tipo de forma ilimitada a partir de células madre pluripotenciales, según revela un estudio que publica Nature Communications. De conseguirse llevar a la práctica, resolvería problemas médicos de gran calado como la demanda de transfusiones o el tratamiento de determinadas enfermedades hematológicas.

Las células se cultivaron en la Universidad de Bristol y en el NHS Blood and Transplant, perteneciente al ministerio británico de Salud. Este departamento reúne cada año 1,5 millones de toneladas de sangre para atender a pacientes de toda Inglaterra. En consecuencia, los científicos esperan que la capacidad de crear nuevas células contribuya a mejorar esta situación.

Uno de los autores del trabajo, Dave Anstee, ha declarado que “los científicos han trabajado durante años para conseguir fabricar glóbulos rojos, con la finalidad de ofrecer una alternativa a las donaciones de sangre para atender a los pacientes”.

Los pacientes que más se benefician de este hallazgo se corresponden con los que sufren enfermedades como la anemia de células falciformes y la talasemia. Esta clase de patologías precisan de transfusiones de sangre múltiples, según ha recalcado el propio Anstee. De ahí que se encuentren entre las primeras candidatas a beneficiarse de este descubrimiento.

El estudio busca alternativas a tratamientos hematológicos

En todo caso –se aclara en el propio estudio– el trabajo, que ha llevado años, no estaba enfocado a priori como una posible alternativa que solucione la demanda de donaciones de sangre. Por el contrario, su verdadera intención reposa en conseguir terapias personalizadas en función del grupo sanguíneo y las necesidades médicas concretas de cada enfermo.

Por esa razón, se insiste en que la primera utilización terapéutica de un producto de glóbulos rojos cultivados en laboratorio debe beneficiar a pacientes con grupos sanguíneos poco corrientes, ya que obtener donantes de ese tipo de sangre resulta, por lo general, complicado.