18 feb 2019 | Actualizado: 19:00
mar 22 enero 2019. 18.35H
El laboratorio del Campus Clínic-UB del Instituto de Investigación contra la Leucemia Josep Carreras ha desarrollado una investigación que apunta a una nueva diana terapéutica para un tipo de leucemia infantil poco frecuente y de mal pronóstico.

Ha sido realizada por Belén López y Clara Bueno, bajo la dirección de Pablo Menéndez, del Instituto Josep Carreras, y se ha publicado en la revista internacional Leukemia (Nature Research), ha informado la Fundación Josep Carreras en un comunicado.

La mayoría de las leucemias en edad pediátrica son linfoblásticas agudas de tipo B, que representan el cáncer infantil más frecuente y tienen un pronóstico de curación superior al 80 por ciento.


Los pacientes de MLLr-B-ALL no responden a los tratamientos habituales


Sin embargo, existe un subtipo de la enfermedad llamado MLLr-B-ALL que ofrece escasas expectativas a los pacientes, que acostumbran a no responder a los tratamientos convencionales y recaen de forma temprana.

Los pacientes de MLLr-B-ALL no responden a los tratamientos habituales ya que, a menudo, las células leucémicas se infiltran en el sistema nervioso central.


Una remisión complicada de conseguir


La propuesta de los hematólogos para curar a sus pacientes suele ser un trasplante de médula ósea alogénico (de donante familiar o no emparentado) tras conseguir la remisión, pero el gran inconveniente es que esta remisión es muy complicada de alcanzar, según han explicado las investigadoras.

En 2017, el equipo del laboratorio de Pablo Menéndez, dedicado a las leucemias pediátricas, demostró que el antígeno NG2 en este tipo de leucemia está involucrado en la capacidad invasiva de la leucemia.

Tras este hallazgo, López y Bueno plantearon cómo bloquear este antígeno para aumentar la efectividad del tratamiento en estos niños.


El equipo investigador ya ha presentado la patente europea sobre el uso terapéutico del antígeno


La estrategia se define en el trabajo científico publicado en Leukemia y consiste en el bloqueo del antígeno NG2, bien mediante el uso de un anticuerpo monoclonal o de la enzima condroitinasa ABC.


Respuesta "prometedora"


La respuesta a esta nueva terapia en estudios realizados con ratones es “prometedora”, con retaso de las recaídas y mayores posibilidades de supervivencia. Además, el uso del bloqueador del antígeno NG2 no aumenta la toxicidad del tratamiento ni supone una toxicidad añadida para el paciente.

El equipo investigador registró el año pasado la patente europea sobre el uso terapéutico de este antígeno.

La leucemia infantil afecta a unos 400 niños cada año en España, y los casos menos frecuentes aquejan a diez niños, según datos facilitados por el responsable del laboratorio del Campus Clínic-UB.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.