26 de marzo de 2017 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Especialidades > Hematología y Hemoterapia

Mentir sobre la toma de medicación, una tendencia en niños con leucemia

Los investigadores piden a los padres que colaboren en evitar el "despiste"

Los padres deben asumir un rol importante en la toma de la medicación.
Mentir sobre la toma de medicación, una tendencia en niños con leucemia
Redacción
Jueves, 02 de febrero de 2017, a las 18:00
Los padres de los niños que sufren leucemia tienden a mentir a sus médicos sobre la cantidad de pastillas que han tomado los pequeños durante el tratamiento. Según un informe publicado en Blood, la publicación de la Sociedad Americana de Hematología (ASH, por sus siglas en inglés), los niños que padecen este tipo de cáncer y sus padres tienden a explicar al médico que han tomado más pastillas de las que realmente han ingerido.

El informe revela que el 84 por ciento de los pacientes con leucemia o sus padres comunicaron a sus médicos que habían tomado más pastillas de las que realmente tomaron. Los especialistas recetan mercaptopurina durante dos años después de un tratamiento de quimioterapia y añaden que se debe tomar el 95 por ciento de las dosis para que sea efectivo.

Sin embargo, una de los autores del estudio, Smita Bhatia de la Universidad de Alabama en Birmingham, explica que "como la terapia se suministra de forma oral, es difícil supervisar qué dosis están tomando realmente los pacientes". Y añade que el estudio demuestra que se necesitan "mejores métodos para monitorizar la toma de medicación".

Microprocesadores chivatos

Durante el estudio, los investigadores suministraron la medicación a más de 400 pacientes de 87 instituciones participantes de Estados Unidos. Esta vez, los botes de mercaptopurina  contenían unos microprocesadores que registraban cada vez que el bote se abría. Estos datos se compararon con las respuestas a los cuestionarios de los pacientes y de sus padres en sus visitas mensuales.

Además de observar que la mayoría de los pacientes estaban mintiendo al alza sobre la cantidad de pastillas que habían tomado, los investigadores descubrieron otra tendencia. Las personas que habían seguido el tratamiento (habían tomado como mínimo el 95 por ciento de su medicación) solo mentían en el 8 por ciento de los casos; En cambio, las personas que no habían seguido su tratamiento, decían haber tomado más pastillas en el 47 por ciento de los casos.

El despiste, la causa principal

Wendy Landier, otra investigadora de la misma Universidad, explica que en las entrevistas con los pacientes y sus padres descubrió que "el despiste es la primera razón para no seguir el tratamiento".  Landier añade que los padres pueden tener un "rol muy importante en evitar que los niños olviden tomar la medicación".

Una solución que plantea el estudio fue la que pusieron en marcha los investigadores: enviar sms recordando tomar la medicación. Cada vez que los médicos hacían esto, recibían un mensaje de respuesta de los pacientes conforme habían tomado la dosis.