Un estudio publicado en British Journal of Hematology recomienda mayor conciencia del riesgo entre los médicos

Las pruebas tempranas, llave para mitigar los trombos ligados a Astrazeneca
Dosis de Astrazeneca.


01 jul 2021. 11.40H
SE LEE EN 4 minutos
Una nueva investigación ha demostrado que las pruebas tempranas para detectar los casos de coágulos de sangre inusuales con plaquetas bajas en sangre en pacientes que habían recibido la vacuna contra el Covid-19 de Astrazeneca han servido para ser tratados con éxito, lo que les lleva a recomendar mayor conciencia del riesgo de trombos entre los médicos.

DIRECTO | Última hora y novedades sobre el coronavirus Covid-19

El estudio, publicado en la revista British Journal of Hematology, fue dirigido por investigadores de la Universidad de Medicina y Ciencias de la Salud RCSI y el Centro Nacional de Coagulación del Hospital St James, en Reino Unido.

El concepto 'Trombocitopenia Trombótica Inmunitaria Inducida por Vacunas (VITT, por sus siglas en inglés) ha surgido como un concepto clínico completamente nuevo que puede asociarse con una morbilidad y mortalidad significativas, incluso en receptores jóvenes y por lo demás sanos. Los datos clínicos limitados con respecto a este trastorno poco común asociado con el uso de vacunas adenovirales contra la enfermedad por coronavirus han planteado desafíos clínicos importantes.

Para abordar el problema de los casos de trombos tras la administración de la vacuna Astrazeneca, se han desarrollado una variedad de pautas con el objetivo de ayudar a los médicos en el diagnóstico y manejo de VITT. 

"Todas las directrices identifican sistemáticamente a los pacientes con VITT que presentan una tríada clínica "clásica" de trombosis, trombocitopenia y dímeros D elevados después de la vacunación. Sin embargo, creemos que el espectro clínico-patológico asociado con VITT puede ser mucho más amplio de lo previsto inicialmente. Esta hipótesis está respaldada por los casos presentados en el presente estudio" explican los autores del estudio

Los coágulos de sangre inusuales con plaquetas bajas se han reconocido como una complicación muy rara de la vacuna de Astrazeneca. Sin embargo, "con una mayor conciencia, es posible que los pacientes no presenten todos estos síntomas cuando se presentan inicialmente a los servicios médicos", agregan.

Los investigadores destacaron cuatro pacientes que tenían complicaciones de coagulación inducidas por la vacuna (trombocitopenia trombótica inducida por vacuna, VITT). Con base en la guía actual, cada paciente podría haber sido clasificado como de baja probabilidad de tener este síndrome cuando se presentó a los médicos, pero debido a la mayor conciencia y vigilancia clínica de los equipos médicos involucrados, todos fueron enviados para la prueba temprano, diagnosticados y tratados exitosamente.


Probabilidad de coágulo tras vacuna Covid


"El riesgo de desarrollar un coágulo de sangre a partir de la vacuna sigue siendo mucho menor que el riesgo de desarrollar coágulos de Covid-19, pero es imperativo que los médicos estén atentos para detectar los síntomas entre los pacientes vacunados", ha señalado la doctora Michelle Lavin, autora principal del artículo e investigador del Centro Irlandés de Biología Vascular y la Escuela de Farmacia y Ciencias Biomoleculares de RCSI.

"Nuestra investigación ha demostrado que las pautas actuales carecen de la sensibilidad para detectar casos tempranos de coagulación inducida por vacunas, lo que podría correr el riesgo de perder o retrasar el diagnóstico. A medida que nuestra comprensión de esta nueva condición evoluciona, aumentar nuestra conciencia clínica puede mejorar los resultados para los pacientes a través de pruebas tempranas y tratamiento", ha añadido.

Este trabajo es parte del 'Estudio Irlandés de Vasculopatía Covid-19 (ICVS)', apoyado por el premio de ‘Respuesta Rápida Covid’ de la Junta de Investigación en Salud y también por una subvención filantrópica de la Fundación 3M a la Universidad de Medicina y Ciencias de la Salud RCSI en apoyo de ‘Covid -19 investigaciones’. El trabajo se llevó a cabo en hospitales tanto de la República de Irlanda como de Irlanda del Norte.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.