18 de diciembre de 2017 | Actualizado: Lunes a las 17:20
Especialidades > Hematología y Hemoterapia

La UE solo avisó en 2016 de un fallo de control en sangre para donar

Bélgica e Irlanda notificaron fallos en la detección de sífilis

El comisario de Salud y Seguridad Alimentaria de la Comisión Europea, Vytenis Andriukaitis.
La UE solo avisó en 2016 de un fallo de control en sangre para donar
Miércoles, 12 de abril de 2017, a las 14:20
La Comisión Europea ha optimizado su sistema de alerta rápida de muestras de sangre donada (RAB, por sus siglas en inglés) al reducir a seis (cuatro informativas y dos referentes a un fallo) las registradas en 2016, bastantes menos que los dos años anteriores, según reza en su propia web. Con todo, ese año dos Estados miembros, Bélgica e Irlanda, emitieron sendas alertas debidas a un defecto en el kit diagnóstico de la sífilis, enfermedad infecciosa que inhabilita la sangre para donar, que el Consejo Europeo ha corregido.

Las autoridades de ambos países dieron fe de que algunas muestras de sangre para donar dieron positivo en la prueba de la sífilis y, sin embargo, se codificaron como negativas por esos kits, con el consiguiente riesgo para los pacientes receptores. El fallo de identificó en un lote defectuoso del producto utilizado para cribar la sangre de donantes en el país belga. De acuerdo con el informe del RAB, que publica la Comisión, los kits con ese problema se manufacturaron en Irlanda y, después, se distribuyeron por toda la UE. Según se indica, el problema fue detectado gracias a un protocolo de control del Consejo Europeo.

Una vez conocido el error, la Comisión fijó un periodo para paralizar las muestras procedentes de donantes de los países afectados. Después, redactó una serie de medidas correctivas para garantizar la retirada del mercado del kit defectuoso.
Por otra parte, otros cuatro países comunitarios, Grecia, Francia, Hungría e Italia, también emitieron alertas usando el sistema RAB en 2016 (cinco en total). En este caso, dieron a conocer los datos oficiales de las epidemias registradas en la población, en concreto las atribuidas a los virus del zika y del Nilo y al agente causal de la malaria.

Un sistema de alertas optimizado

De acuerdo con el informe, la CE ha optimizado el número de alertas que notifican los Estados miembros gracias a un cambio en el RAB, en el segundo semestre de 2016, que agrupa los nuevos casos de una enfermedad cuando se deben al mismo brote epidémico.

Las alertas que emite el RAB se dividen en cuatro tipos. En primer lugar, los fallos en la calidad y en la seguridad de las muestras de sangre que comprometen la salud de los receptores en los Estados miembros. En segundo, notificaciones informativas sobre medicamentos en mal estado que, de forma indirecta, repercuten en la composición de las muestras de sangre de donantes.

En tercer término se contemplan las alertas epidemiológicas y, por último, existe la posibilidad de que solamente dos países se comuniquen entre sí al haber detectado una alerta que les atañe de forma específica.