21 de mayo de 2018 | Actualizado: Lunes a las 12:50
Conocimiento > Gestión

Martínez Meseguer destaca la importancia del plan estratégico en salud

El director de Vesalius dio una charla el viernes a los alumnos del Máster en Gestión y Planificación Estratégica

José Luis Martínez Meseguer en su clase del pasado viernes.
Martínez Meseguer destaca la importancia del plan estratégico en salud
Redacción
Martes, 06 de febrero de 2018, a las 13:10
“Sin riesgo, escasez o incertidumbre, ni competencia… no se hace necesaria la estrategia”. Éstas son algunas de las enseñanzas trasladadas el pasado viernes a los alumnos del Máster Universitario en Gestión y Planificación Estratégica por José Luis Martínez Meseguer, socio director de Vesalius. La clase estuvo orientada a conocer la importancia del plan estratégico en las organizaciones y cómo los directivos de la salud tienen que tener en cuenta este punto para poder obtener un mejor desarrollo de su organización.

Martínez Meseguer, co-director del Máster Universitario en Gestión y Planificación Sanitaria de la Fundación de la Sociedad Española de Directivos de la Salud y la Universidad Europea y que cuenta con la colaboración de Mölnlycke, ha participado en el sexto seminario presencial, que se ha celebrado este fin de semana bajo el título 'Los Sistemas de Dirección del Hospital: Médico, Enfermería y SS.GG'. Martínez Meseguer ha explicado cuál es la misión, visión y valores del hospital, hablando de la dirección de Gerencia como integradora de las funciones del hospital y desarrollando el diagnostico estratégico del mismo a través de la metodología DAFO y CAME.

Martínez Meseguer afirma que los pilares necesarios para que exista la estrategia son la competencia, la incertidumbre, la organización y el riesgo. Destaca como principales cuatro puntos para explicar el concepto de planificación estratégica. Por un lado, el proceso para establecer la misión, visión, objetivos y estrategias, sobre la base del análisis del entorno; por otra parte, es importante la participación del personal de todos los niveles de la organización. En tercer lugar, el aprovechamiento de los recursos y capacidades de la organización de acuerdo al análisis interno y externo y, por último, es un plan a largo plazo, con enfoque al futuro.

La planificación estratégica se desarrolla a través de una metodología en la cual se establecen varias etapas. En palabras de Martínez Messeguer, “en primera instancia se realiza la formulación de la estrategia desarrollando la misión, visión y valores de la organización. Posteriormente se debe realizar un análisis de la situación tanto interna de la organización como del entorno externo. Con toda la información obtenida se conceptúan los objetivos estratégicos, que posteriormente se implementarán en un plan de acción que, como fase final, se debe evaluar y controlar”.

El diagnóstico de la estrategia se realiza mediante un análisis DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades). Una vez que se estudian y analizan todos estos parámetros, el directivo de la salud debe concretar cuáles son los objetivos estratégicos, los cuales se resumen en la expresión de los logros que la organización quiere alcanzar en un plazo determinado y que deben guardar relación con la misión y visión de la organización. En última estancia, hay que trasladar ese plan estratégico en un plan de acción consistente en un número de pasos de acción o cambios a realizar en su comunidad.

Una vez se ha desarrollado el plan se debe medir y evaluar. La evaluación de resultados es un proceso que tiene por finalidad detectar desviaciones respecto a lo planificado (objetivos y metas) y estudiar las causas que las originan e implementar acciones correctivas y ajustes.

La planificación estratégica es necesaria en cualquier entorno competitivo y, a su vez, “el enfoque y método que se deben de dar a la estrategia vienen determinados por el tipo de objetivos que buscamos y el contexto”, explica Martínez Messeguer. “El análisis para la elaboración de la estrategia es de suma importancia y cuanto más completo y participativo sea, mejor será la planificación”. Asimismo, este experto hace hincapié en que para que la estrategia que se desarrolle sea efectiva y pueda implicarse a toda la organización, debe ser comunicada. Y como último punto a reseñar, para que cumpla con su objetivo una vez se lleve a cabo hay que medir los resultados obtenidos para ver posibles deficiencias y, en base a ello, corregirlas.