30 de mayo de 2017 | Actualizado: Lunes a las 23:10
Conocimiento > Gestión

El médico debe reflejar la sospecha de violencia de género en la historia

La subdirectora general de Calidad y Cohesión del Ministerio de Sanidad explica como detectar la violencia machista

Paloma Casado, subdirectora general de Calidad y Cohesión del Ministerio de Sanidad.
El médico debe reflejar la sospecha de violencia de género en la historia
C.C / C.C
Miguel Fernández de Vega
Martes, 16 de mayo de 2017, a las 11:00
"¿Qué tal van las cosas por casa?" Parece una pregunta, pero en ocasiones puede servir para detectar un posible caso de violencia machista y ofrecer las herramientas a la mujer para que salga de esa situación. Así lo ha defendido Paloma Casado, subdirectora general de Calidad y Cohesión del Ministerio de Sanidad, en la conferencia que ha impartido en el VI Encuentro de Altos Cargos de la Administración Sanitaria.


Casado ha expuesto cómo pueden los profesionales de Atención Primaria colaborar en detectar un posible caso de violencia de género. Esta pregunta, formulada con delicadeza, puede dar un indicio, una pista o ser la llave que lleve a una mujer víctima de malos tratos a contar su situación. Lo que se conoce como "romper el silencio". De hecho, Casado explica que en muchas ocasiones, la mujer maltratada quiere hablar de ello y no se atreve: "Las mujeres están esperando que el sanitario pregunte sobre violencia de género y que rompa el silencio".

Paloma Casado: "La consulta es un espacio cerrado en el que la mujer se siente protegida" 

Para que la situación quede registrada, Casado afirma que "hay que registrar la sospecha de maltrato a la mujer en la historia clínica". La palabra "sospecha" es importante, aunque más adelante no se confirme el maltrato.

El indicio más evidente son las lesiones corporales, como la ruptura de un tímpano que puede haber sido provocado por un golpe. También hay pistas más sutiles, según explica Casado: "Una mujer temerosa, que tiene miedo cuando oye una puerta que se abre, o cuando se ve que el cónyuge muestra una posición dominante y no la deja expresarse".

Para ayudar a los profesionales de Atención Primaria a abordar este tipo de casos, el Ministerio de Sanidad tiene publicado un protocolo actualizado en 2012. Casado recuerda unas cuentas normas a seguir: "Nunca se debe culpabilizar a la mujer, ni darle falsas esperanzas, ni decir que será fácil y nunca se debe hablar con el cónyuge. Tampoco se deben prescribir fármacos que disminuyan la capacidad de reacción ante una posible agresión. Nunca hay empujarla a tomar decisiones, sino que sea ella la que las tome. La actitud paternalista es contraproducente".

Problema de salud pública

Casado define la violencia machista como un problema de salud pública de "primera magnitud que afecta a la mujer por el hecho de ser mujer". Explica que, en este tipo de violencia, "el único factor de riesgo que existe es ser mujer. En España la población femenina representa el 50,9 por ciento, esto quiere decir que 23,9 millones de personas tiene como factor de riesgo sufrir violencia de género en algún momento de su vida".

Los niños también pueden ayudar a detectar un caso de este tipo. Por eso, Casado prefiere referirse al médico de Atención Primaria como Médico de Familia, "porque atiende a toda la estructura de la familia". Al niño le afecta la violencia de género que se produce en el domicilio, aunque no sufra él las lesiones, y muestra síntomas que pueden llevar a entender que algo no va bien. "Puede sufrir trastornos en la alimentación, trastornos en el sueño o déficit de atención relacionados con el estrés de la violencia", explica.

A pesar del protocolo, la labor de vigilancia de los profesionales de Atención Primaria está fallando, ya que apenas el cinco por ciento de los casos de violencia de género son detectados por los servicios sanitarios, entre 16.500 y 18.000 al año. Según una encuesta del propio ministerio entre sanitarios, una explicación podría estar en que "solo un 31,3 por ciento de los profesionales habían leído el protocolo de violencia de género y solo un 24,5 por ciento de médicos de Atención Primaria preguntaba regularmente por cuestiones relacionadas con violencia de género".



Paloma Casado imparte su conferencia durante el VI Encuentro Global de Altos Cargos de la Administración Sanitaria.

Paloma Casado imparte su conferencia durante el VI Encuentro Global de Altos Cargos de la Administración Sanitaria.