Un estudio vincula la admisión en los centros con peor curso evolutivo de esta clase de pacientes



30 may 2015. 11.07H
SE LEE EN 2 minutos
Javier Barbado. Madrid
Un estudio recién publicado en The British Medical Journal ha probado que, en caso de incapacitación progresiva por enfermedad grave en ancianos, tal vez la mejor opción pase por obviar, en lo posible, el ingreso hospitalario.

De hecho, la investigación prueba que la admisión en los hospitales por complicaciones agudas en pacientes con más de 70 años de edad y diversos grados de incapacitación (de leve a moderada y severa), desempeña un papel nada desdeñable en su evolución durante el último año de vida y no precisamente a mejor.

De ahí que sus autores concluyan que el conocimiento del tipo de patología y, ante todo, del nivel de incapacidad contribuya de forma consistente a planificar con la familia del enfermo una alternativa al ingreso centrada en los cuidados proporcionados de una manera personalizada.

En efecto, de la cohorte de participantes en el estudio (de la edad mencionada: 95 sin ninguna clase de incapacitación; 61 con incapacidad severa; 53 con incapacidad progresiva; 61 con mediana o moderara inhabilitación y 155 con severa y persistente incapacidad) –como se ve, cuidadosamente fragmentada en grados de impotencia física y funcional–, 392, a lo largo del seguimiento llevado a cabo por los estudiosos, tuvieron que ser ingresado en el hospital en al menos una ocasión, y 248 fueron admitidos en un centro hospitalario en múltiples ocasiones para afrontar sus complicaciones.

De modo que, según han aseverado los científicos, parece claro que, en el caso de los pacientes de edad avanzada que requirieron de ingreso hospitalario con niveles de incapacitación progresiva, persistente o severa (todos juntos, representan más de la mitad de los decesos registrados en el curso de la investigación), los clínicos deberían tener en cuenta que, antes que la admisión en el hospital, bien pueden estar indicadas otras opciones de cuidado que no aceleren el deterioro y la muerte.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.