Sedisa presenta sus líneas estratégicas de cara a la profesionalización del sector en sus jornadas nacionales

El grado de Gestión Sanitaria, "fundamental" para el relevo generacional
José Soto, presidente de Sedisa.


30 abr 2021. 18.20H
SE LEE EN 6 minutos
Fomentar el desarrollo profesional de los directivos de la Salud, así como su reconocimiento social y profesional, conseguir la certificación de las competencias  directivas y la existencia de un Grado de Gestión Sanitaria son las claves de la profesionalización de los  Directivos y la Gestión Sanitaria. Y las líneas de trabajo que, a través del Comité de Profesionalización,  la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA) tiene previsto poner en marcha. Así lo ha  puesto de manifiesto Dulce Ramírez, vicepresidenta primera y responsable de dicho comité durante la Mesa Profesionalización y Desarrollo Profesional Continuado celebrada durante  las XI Jornadas Nacionales de SEDISA, que se están celebrando en formato online, con sede en Palma  de Mallorca.

Respecto al Grado de Gestión Sanitaria, José Soto, Presidente de SEDISA afirma que “es un proyecto  fundamental para la profesionalidad y profesionalización del Directivo de la Salud y de la Gestión  Sanitaria y que da apoyo al relevo generacional de los Directivos”.

Como garante de la profesionalización de la contratación, en palabras de Dulce Ramírez, “es necesario  así mismo la profesionalización de la contratación de los directivos de la Salud y su despolitización, a través de desarrollos normativos por parte de los Servicios Regionales de Salud”. En este sentido, son  positivas las iniciativas de La Ley 11/2017 de Buen Gobierno y Profesionalización de la Gestión de los  Centros y Organizaciones Sanitarias del Servicio Madrileño de Salud, pendiente aún de desarrollo, y el  Decreto de provisión de Puestos Directivos del Servicio Andaluz de Salud, recientemente publicado.  “Es necesario que las iniciativas no se queden en una declaración de intenciones y que permitan  avanzar sustentando el trabajo que todos los Directivos queremos desarrollar en el marco de mejorar  nuestro desempeño en las Organizaciones Sanitarias”, añade el Presidente de SEDISA.


AvanzaDPC del Directivo de la Salud


El proyecto AvanzaDPC-Desarrollo Profesional Continuo de SEDISA comenzó en 2019 con el objetivo de plantear un modelo de certificación basado en la práctica real del trabajador, que reconozca sus logros y favorezca su desarrollo profesional. La iniciativa, que cuenta con la colaboración de Astrazeneca y en el que han trabajado también la consultora Luzán 5 y el Grupo de Investigación De Evaluación de las Personas y de las Organizaciones (GIDEPO) de la Universidad Complutense de Madrid, va dirigida a facilitar la proyección de la actividad sanitaria en la comunidad, impulsar la profesionalización de las tareas de la administración y gestión sanitaria, elevar el nivel profesional de los directivos de la salud y poner en valor la gestión sanitaria de calidad.

En el marco del proyecto, se ha avanzado ya en dos líneas, la primera la elaboración y consenso del  Mapa de Competencias del Directivo en el nivel de Dirección de Organizaciones Sanitarias que, según  Rafael López Iglesias, miembro del Comité Asesor del proyecto y de la Junta Directiva de SEDISA,  “recoge 92 competencias transversales o habilidades directivas, en 11 grupos, como Personas,  Comunicación, Resiliencia, Orientación Estratégica y Toma de Decisiones, y 155 competencias técnicas  o de conocimiento organizadas en cinco grupos temáticos: Administración y Gestión de Organizaciones  Sanitarias, Políticas y procesos de atención al paciente, Dirección y gestión de personas en las  Organizaciones Sanitarias, Gestión de Proyectos, Innovación y Calidad, y Gestión de Crisis”.

Respecto a la segunda línea de trabajo, la elaboración del Modelo de Certificación de Competencias  Profesionales, valora de forma ponderada cinco áreas: la experiencia (50%), la formación (25%), los  logros conseguidos (15%), la investigación (5%) y otros méritos (5%). Para poder acceder a esta  Certificación, se requiere estar en posesión del título de licenciado/graduado universitario o  equivalente, en cualquier carrera oficialmente reconocida en España; haber cursado y poder verificarlo  documentalmente, al menos 200 horas de formación específicamente relacionada con Gestión  Sanitaria y acreditada por organismos competentes, y disponer y poder evidenciarlo documentalmente, de cuatro años como mínimo de experiencia laboral acumulada en puestos de  Gestión Sanitaria en los niveles organizacionales de Gerente/Alto Directivo o Directivo Sanitario (Director y Subdirector). “La idea es que el sistema funcione de forma voluntaria y complementaria a  las iniciativas autonómicas que pudieran haber sido puestas en marcha, por lo que desde el inicio el  proyecto se compartió con responsables de todos los Servicios Regionales de Salud”, añade Rafael  López Iglesias.


Innovación y Gestión Sanitaria


Durante las sesiones celebrada en las XI Jornadas Nacionales de SEDISA se ha dedicado una mesa  a la innovación y la gestión sanitaria, con la colaboración de Janssen, con el objetivo de desarrollar una  puesta al día del estado de la innovación en el ámbito hospitalario. Según Francisco Marí, director gerente del Hospital Universitario Son LLàtzer, coordinador de las XI Jornadas Nacionales de SEDISA  y moderador de la mesa, “la construcción de sistemas de innovación liderados por los hospitales, basados en la estrecha colaboración público-privada, será sin duda un catalizador tanto para la  eficiencia y calidad hospitalaria, y también para que la salud actúe como eje de desarrollo económico  y social”. No obstante, existen barreras para la existencia de cultura de innovación para aplicar ésta en  los procesos desde la perspectiva de la Gestión Sanitaria, “como el propio modelo hospitalario de  organización y dirección y, asimismo, el hecho de que los sistemas actuales de contratación de personal  no ayuden a captar talento”, explica Francisco Marí.

Dentro de la implementación de la innovación, es fundamental además la materialización de la  traslación de la investigación a la clínica, para lo que también existen importantes retos. En palabras de Francisco Marí: “Los retos más importantes para la materialización de la traslación de la  investigación a la clínica son incrementar la financiación pública en I+D+i, diseñar incentivos que  estimulen el emprendimiento, cambiar el modelo de hospital actual e idear un sistema de colaboración  estable entre empresas y los centros de innovación”.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.