Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 13:00
Conocimiento > Gestión

Diez de cada 100 ingresos hospitalarios tienen problemas con la medicación

Un estudio del Hospital del Mar detecta e identifica problemas en el proceso del uso de fármacos

La mayor parte de las complicaciones tuvieron lugar en Cardiología y la Unidad Coronaria.
Diez de cada 100 ingresos hospitalarios tienen problemas con la medicación
Redacción
Viernes, 13 de julio de 2018, a las 14:40
El Hospital del Mar de Barcelona registró durante 2014 y 2015 un total de 4.587 complicaciones con la medicación en las 44.870 personas ingresadas en los servicios médicos y quirúrgicos del centro, lo que supone 10,2 casos por cada 100 ingresos.

El estudio del hospital barcelonés, publicado en la revista 'Gaceta Sanitaria', ha sido posible gracias a la disponibilidad de la orden médica informatizada y a una aplicación que permite la monitorización del tratamiento farmacológico, lo que facilita la detección e identificación de problemas relacionados con la medicación, es decir, cualquier situación que en el proceso del uso de fármacos causa o puede causar un resultado negativo asociado a la medicación.

El trabajo ha detectado que el principal problema relacionado con la medicación son los errores de prescripción relacionados con la utilización incorrecta de la orden médica informatizada, que se dio en el 18,1 por ciento de los casos. Le sigue las interacciones (13,3 por ciento), y la necesidad de ajuste por alteración de la función renal y hepática (11,5 por ciento).


El 68% de los problemas fueron detectados en pacientes ingresados en servicios médicos


El 68 por ciento de los problemas relacionados con la medicación fueron detectados en pacientes ingresados en servicios médicos, destacando Cardiología y la Unidad Coronaria, Servicio al que pertenecían el 15,6 por ciento del total de incidentes. Según puntualiza el hospital, el incremento del número de fármacos en los pacientes ingresados en este servicio, derivado fundamentalmente de la mayor complejidad de la patología y la comorbilidad asociada, "podría explicar estos resultados".

A Cardiología le siguen los Servicios de Digestivo (9,5 por ciento), Neumología (8,1 por ciento) y Nefrología (5,6 por ciento). Por su parte, entre los servicios quirúrgicos destacó el de Cirugía Ortopédica y Traumatología, con un 8,5 por ciento de los casos. Un total de 499 fármacos diferentes ocasionaron como mínimo un problema relacionado con la medicación durante el período de estudio, de los que 15 estuvieron involucrados en más del 33 por ciento del total.

La enoxaparina fue uno de los medicamentos que causó problemas con más frecuencia (3,5 por ciento), de forma similar a lo observado en otros estudios, en los que este fármaco fue el causante del 46,9 por ciento de las visitas a Urgencias por eventos adversos a fármacos. La atorvastatina (3,6 por ciento), la amoxicilina-ácido clavulánico (3,4 por ciento), el bromuro de ipratropio (3,2 por ciento) y la levotiroxina (3,1 por ciento) son otros de los medicamentos que más problemas causaron en los pacientes ingresados.

Modificación y errores de prescripción 


La recomendación que se realizó con más frecuencia fue la modificación de la pauta (en el 43,4 por ciento de las incidencias), seguida por la corrección del error de prescripción (18,2 por ciento). El grado de aceptación de las intervenciones farmacéuticas realizadas una vez detectado el problema relacionado con la medicación fue del 81 por ciento, siendo la introducción o la suspensión de un fármaco dos de las intervenciones que mostraron asociación con una mayor aceptación.

El porcentaje de problemas relacionados con la medicación que ha reportado el Hospital del Mar de Barcelona con este estudio es "muy inferior" a los presentados en otras investigaciones efectuadas en diferentes hospitales, según resalta el propio centro catalán.

"Esto se debe a que la historia clínica informatizada lleva integrada una aplicación informática que permite al equipo del servicio de farmacia introducir las características farmacológicas de cada fármaco (dosis, frecuencia y vía de administración, posología en situaciones especiales, interacciones y efectos adversos) y cruzarlas con datos de la historia clínica informatizada del paciente", explican.

En caso de discrepancias, detallan que se genera una serie de alertas que se visualizan en la revisión rutinaria de la prescripción médica, y que son valoradas por un equipo de farmacéuticos clínicos para efectuar la correspondiente intervención atendiendo a las características del paciente y la medicación implicada.