La coordinadora de Docencia del Vall d'Hebron ha detallado el nuevo paradigma de la formación MIR en su hospital

"Formar a los MIR en docencia asegura una cantera de tutores en el futuro"
Mónica Rodríguez.


28 nov 2021. 17.00H
SE LEE EN 2 minutos
El presente y futuro de la docencia de los MIR y resto de residentes que conforman la formación sanitaria especializada del hospital no podía olvidarse en la jornada del ‘Hospital Innovador’ centrada en el Vall d’Hebron. La encargada de explicar el proyecto que está llevando a cabo el centro catalán ha sido Mónica Rodríguez, directora de Docencia, el cual asegura "una cantera de tutores MIR en el futuro”

Así es el modelo de éxito que aplica el Vall d'Hebron para la formación MIR. 

En esta cita, que cuenta con el auspicio de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa) y con la colaboración de Air Liquide, Boehringer y Sanofi, Rodríguez ha puesto sobre la mesa los tres ejemplos de cambios que el hospital ha realizado. Entre ellos destacan desde mejoras en el acceso a la biblioteca, puntos digitales de acceso a bibliografía científica, o un espacio de formación presencial y online. 

Pero si de algo ha presumido Mónica Rodríguez ha sido del proyecto centrado en la simulación clínica y la formación en salud, “un binomio obligado, el cual abre un nuevo paradigma para la formación MIR”.

“El proyecto en el que trabaja el Vall d’Hebron permite la recreación artificial en un entorno parecido al real, controlando todas las variables. Esto permite aprender más rápido y sin riesgo para los pacientes, repitiendo los procedimientos tantas veces como sea necesario. Llegando incluso a provocar errores sin riesgo para el paciente, recreando casos infrecuentes. A partir de ahí podemos generar un análisis de evaluación integral y ofrecer un feed back, ha detallado Rodríguez.

Pero esta formación, ha proseguido, “debe ir guiada por parte de profesionales específicamente entrenados. Esto ayuda a transmitir conocimientos, habilidades y actitudes”. En la actualidad, el Vall d’Hembrón cuenta con 160 instructores formados, con los que “sin ellos es imposible hacer estas simulaciones”.

Por ello, desde el hospital se impulsa que sean los propios residentes los que tomen el relevo a sus instructores. De este modo, ha destacado la coordinadora de Docencia, “durante la formación MIR incluimos una simulación transversal en la formación, para que a partir del tercer año de residencia ya puedan ser instructores. Tener docentes formados es fundamental para que el proceso de simulación MIR se haga con calidad. Este sistema asegura una cantera de tutores de cara al futuro”.

Mónica Rodríguez, durante su exposición en la jornada 'Hospital Innovador-Vall d'Hebron'.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.