14 nov 2018 | Actualizado: 21:20
Formación sanitaria / MIR

Un PIR 2018 sin sorpresas obliga a sus aspirantes a jugársela por una plaza

En muchos casos, la nota del expediente académico será el punto diferenciador entre conseguir o no plaza

Una aspirante al PIR observa el listado de mesas de examen.
Un PIR 2018 sin sorpresas obliga a sus aspirantes a jugársela por una plaza
dom 11 febrero 2018. 13.50H
Jesús Arroyo
Miguel Fernández de Vega
Las netas del examen PIR 2018 aumentarán en comparación al año anterior. Así lo aseguran varios de los candidatos que han concurrido a la convocatoria de este curso. “El examen ha sido más fácil que el del año pasado, por lo que creo que será poco discriminante”, aseguran. En este sentido, el expediente de los 4.207 admitidos que se presentaron a la prueba será el punto “discriminante” que discierna entre conseguir o no plaza.

Según explican a Redacción Médica varias voces representativas del examen PIR, el 10 por ciento del expediente académico será en todo caso el que marque la diferencia en esta convocatoria. Al ser un examen más asequible que el del año pasado, afirman, ha obligado a muchos candidatos a “jugársela” para conseguir así el mayor número de respuestas acertadas.

Precisamente, esas preguntas se han referido a las áreas temáticas más importantes del temario del PIR. Tales como Psicología Clínica o las psicoterapias. “Han caído muchas preguntas repetidas de otros años y otras tantas de conceptos muy básicos que a la mínima que te hayas mirado el temario por encima se pueden responder”, cuentan dichas fuentes.

Por el contrario, el punto diferenciador del examen se encuentra en aquellas preguntas que presentaban una mayor dificultad para responder. Estas cuestiones hacían referencia a las asignaturas periféricas del temario del PIR, como Biología, Estadística o Psicología Básica. “Ahí, en esas preguntas, estará el punto discriminante entre escoger o no una plaza”, aseveran. 

El que no arriesga no gana

Irene es una de esas candidatas que se la ha jugado en busca de conseguir una plaza en el PIR. Ella explica que en el examen de este pasado sábado se arriesgó a la hora de responder la mayoría de preguntas de la prueba. Según cuenta, solo se ha dejado cuatro cuestiones sin responder, porque “las netas aumentarán y necesitaré más respuestas correctas que el resto para poder elegir una plaza de residente”.

En este sentido, las preguntas que bajo su criterio han sido las más “raras” son aquellas referidas a aspectos concretos de Biología, que “no recuerdo haber visto en el temario”, y es que quién no arriesga no gana. 


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.