Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50
Conocimiento > Formación

Rectores y estudiantes de Medicina defienden la matrícula según renta

Recomiendan implementar un modelo donde los alumnos paguen en proporción con sus posibilidades

Segundo Píriz, presidente de la Crue, y Marina García, presidenta del CEEM.
Rectores y estudiantes de Medicina defienden la matrícula según renta
José A. Puglisi
Viernes, 14 de octubre de 2016, a las 11:50
Los rectores y estudiantes de Medicina lo tienen claro: la financiación del sistema de educación pública es uno de los grandes retos para los próximos años. España tiene los cuartos precios más elevados de Europa en matriculación, distribuido, además, de una forma dispar entre las diversas comunidades autónomas. Aunque el problema es claro y está sobre la mesa, las soluciones presentadas por los representantes universitarios solo han encontrado un punto en común: tasa de matriculaciones según la renta del alumno.

La Confederación de Rectores de las Universidades Españolas (Crue) ha apostado por un modelo donde los alumnos pagan en función de su renta. Al menos, así lo refleja el informe ‘La Universidad española en cifras 2014-2015’ que han presentado este jueves y donde se precisa que los pagos de los créditos “deberían realizarse atendiendo al nivel de renta de cada uno de los demandantes de este servicio universitario”.

Un plan rectoral donde también se denuncia que, en España, el sistema de becas y ayudas equivale a la tercera parte de los que destinan de media los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

La propuesta contaría con el apoyo del estudiantado de Medicina. El Consejo Estatal de Estudiante de Medicina (CEEM) defiende que se establezca un “sistema de segundas y posteriores matrículas progresivo en función de la renta, otorgando una reducción proporcional a estudiantes con menores rentas”.

Sin embargo, admiten que esto no sería suficiente, por lo que recomiendan tomar en cuenta otros aspectos como el aumento del presupuesto general destinado a Educación y del presupuesto destinado al Sistema Universitario dentro del presupuesto general de Educación, “que permita una adecuada adaptación de las tasas universitarias a las necesidades económicas de la población”.

Seguir el ejemplo europeo

Para el CEEM, el modelo final de financiación debe ser similar el usado en Suecia, Noruega o Austria, donde la formación universitaria esté libre de cualquier tipo de coste económico, pasando a financiarse de manera indirecta a través de los impuestos gestionados por las Administraciones Públicas. Sin embargo, reconocen que, hasta ese momento, se deberá “homogeneizar el porcentaje del precio de los servicios académicos universitarios que pagan los estudiantes en las distintas Universidades” y, en ningún caso, “generar un aumento indiscriminado de los precios mínimos”.

El estudio del modelo de financiación también abre la puerta para más transparencia. Los estudiantes de Medicina apoyan que se implementen “sistemas de Contabilidad Analítica que den a conocer de manera clara y transparente la financiación y costes de los servicios ofertados en el Sistema Universitario Público Español, a fin de evitar agravios comparativos entre facultades del Estado”.