El estudio contó con 8.261 internos y el 84,9% se incluyeron en el análisis después de revelar su orientación sexual

Los MIR LGTBIQ+ son más propensos a sufrir depresión durante la residencia
El estudio refleja que los posibles culpables incluyen la discriminación o el acoso por parte de los médicos asistentes, los compañeros y los pacientes.


08 may 2022. 17.00H
SE LEE EN 4 minutos
Un estudio muestra cómo los estudiantes del MIR que pertenecen a todo el colectivo LGTBIQ+ (lesbianas, gays, transgéneros, transexuales, bisexuales, intersexuales, queer y el resto de identidades y orientaciones incluidas en el +, indicador de que el colectivo sigue en constante crecimiento) sufren una mayor sintomatología depresiva.

Los datos lineales del estudio muestran la disparidad en los síntomas depresivos entre los internos heterosexuales y los internos que pertenecen al colectivo LGTBIQ+. Según Tejal Patel, el autor principal del estudio publicado en Medscape, "la proporción de personas que se identifican dentro de la colectividad parece aumentar cada año". Asimismo, Patel añade que "con esto en mente, es aún más imperativo que destaquemos y abordemos cualquier disparidad que se observe y que afecte de manera desproporcionada y negativa a estos grupos".

Los inscritos a la investigación respondieron a un cuestionario de salud de forma trimestral durante los años 2016, 2017 y 2018. En la encuesta, donde se evaluó síntomas depresivos, obtener una mayor puntuación indicaba mayor sintomatología depresiva. En este sentido, "el grupo de internos heterosexuales alcanzaron un pico a los seis meses del programa", periodo de tiempo tras el cual comenzaron a disminuir los puntajes, lo que implicaba cierta recuperación de esos síntomas depresivos. 

Sin embargo, en cuanto a las puntuaciones de los pasantes del colectivo LGTBIQ+, "las puntuaciones aumentaron constantemente después del pico de seis meses". Los datos, según explica el estudio, prueban cómo los médicos y estudiantes LGTBIQ+ tienen más probabilidad de experimentar problemas de salud mental, generalmente causados ​​por discriminación o microagresiones, aunque el  estudio no evaluó las razones detrás del aumento de los síntomas depresivos. Por ello, los investigadores piden más investigación sobre los "impulsores de las disparidades de salud mental entre este colectivo y los médicos".


"El entorno laboral no es tan amigable con los médicos del colectivo LGTBIQ+"



Según Patel, "todavía se necesita mucha investigación para determinar los factores específicos que hacen que las minorías sexuales experimenten un gran aumento de los síntomas depresivos" durante el MIR. Además, el autor principal del estudio aclara que, según la literatura anterior, "parece que el entorno laboral no es tan amigable con los médicos del colectivo LGTBIQ+".

El estudio refleja que los posibles culpables incluyen la discriminación o el acoso por parte de los médicos asistentes, los compañeros y los pacientes cuando se ha revelado la orientación sexual de un aprendiz, pero es importante que las investigaciones futuras determinen los factores específicos. Además, los investigadores postulan que el resultado suele ser una mayor tasa de agotamiento, pensamientos suicidas y desgaste entre los alumnos que pertenecen a minorías sexuales. Después de recopilar información más concreta sobre los factores que impulsan la disparidad, se pueden tomar más "medidas procesables" para abordarlos, apunta Patel.

Una toma de conciencia para las instituciones médicas


La misma investigación reconoce una de sus limitaciones y esta es que la pequeña proporción de aprendices que se identificaron a sí mismos condujo a combinar homosexuales, lesbianas, bisexuales y otros en una sola categoría y, por esta razón, el estudio no incluye una categoría separada e individualizada para aprendices transgénero o no conformes con su género

De los 8.261 internos que se inscribieron en el estudio, el 84.9 por ciento se incluyeron en el análisis después de revelar sus  orientaciones sexuales y completar al menos una de las encuestas de seguimiento trimestrales. Solo el 7,1 por ciento de esos individuos pertenecían a una minoría sexual. Otras características observadas en los participantes del estudio fueron la especialidad (como quirúrgica o no quirúrgica), horas de trabajo semanales y horas de sueño diarias.

Según las conclusiones del estudio, esta investigación es un importante paso adelante para las instituciones médicas en términos de toma de conciencia. Al comprender las tasas en las que los estudiantes, aprendices, profesores y personal de minorías tienen experiencias negativas relacionadas con sus identidades, la institución estará mejor equipada para abordar la disparidad. Por eso, según Patel,  "es importante que las instituciones reconozcan la forma desproporcionada en que los aprendices de minorías sexuales experimentan síntomas depresivos", concluye. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.