Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 14:30
Conocimiento > Formación

Los MIR comienzan a estresarse cuatro horas antes de su guardia

Además, se aprecia un aumento de la ansiedad en los residentes, siendo más acusado en las mujeres

El incremento del estrés puede deberse a experiencias de guardias pasadas.
Los MIR comienzan a estresarse cuatro horas antes de su guardia
Redacción
Domingo, 25 de marzo de 2018, a las 10:00
El estrés y la ansiedad aumentan en los médicos residentes durante el turno de guardia. Esta es la principal conclusión de un estudio realizado por la Universidad Internacional de La Rioja y la Universidad de Granada que destaca que estos problemas comienzan a aparecer en los MIR incluso cuatro horas antes de que comience su guardia.

Para llevar a cabo esta investigación, se han comparado los patrones de liberación de cortisol salival en los médicos residentes cuando trabajan en una jornada laboral normal y cuando lo hacen en una guardia, es decir, durante un turno de 24 horas.

Los niveles de cortisol se incrementan en los días de guardia, especialmente durante los primeros años de residencia. En concreto, el aumento de estos niveles comienza a las 11 de la mañana, cuatro horas antes de que empiece el turno de guardia. Igualmente, se aprecia un aumento significativo de la ansiedad reportada en el día de la guardia tanto para hombres como para mujeres, aunque para ellas es más acusado.

Estos aumentos sugieren una respuesta psicológica anticipatoria al estrés, que los investigadores apuntan a una activación cognitiva del estrés que podría deberse al recuerdo de experiencias de guardias pasadas o a la falta de habilidades clínicas y de experiencia, entre otras posibles explicaciones.

Reducción del estrés

Joaquín González-Cabrera, investigador de la UNIR, explica que “los datos apuntan a una reducción de la respuesta del cortisol conforme se avanza en los años de residencia y por tanto se gana experiencia, pero esta es solo tendencial”. Esto concuerda con una mayor adquisición de habilidades clínicas, seguridad en el puesto y apoyo de iguales o superiores. 

Estos niveles de estrés y ansiedad pueden llegar a traducirse en errores para los pacientes y en problemas psicofisiológicos para los profesionales si se trata de una situación mantenida en el tiempo, por lo que reducir esta problemática puede ser beneficiosa tanto para los enfermos como para los propios médicos.