20 de noviembre de 2017 | Actualizado: Domingo a las 19:00
Conocimiento > Formación

Los decanos, en contra de la 'prueba vocacional' para estudiar Medicina

Fuentes de la Conferencia Nacional de Decanos de Medicina advierten del riesgo de caer en subjetividades

José Luis Álvarez-Sala, presidente de la Conferencia de Decanos de Medicina; Arcadi Navarro, secretario de Universidades e Investigación; y Dafne Burgués, presidenta del Cemcat.
Los decanos, en contra de la 'prueba vocacional' para estudiar Medicina
José A. Puglisi
Viernes, 17 de marzo de 2017, a las 09:10
La ‘prueba vocacional’ de Cataluña no convence a los decanos de Medicina. El secretario de Universidades e Investigación de la Generalitat de Cataluña, Arcadi Navarro, anunció el interés de implementar una evaluación extra que permita garantizar el acceso al grado de los estudiantes que cumplan con una serie de aptitudes y habilidades particulares, al margen de las notas de corte obtenidas. Sin embargo, hay dudas sobre la objetividad del proyecto diseñado para modernizar la selectividad.

Fuentes de la Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Medicina adelantan a Redacción Médica que “no existe ningún proyecto para promover una evaluación extra y personalizada que pueda estar sujeta a factores de subjetividad y que pueda ocasionar desigualdades en el proceso de acceso al grado de Medicina”. De esta manera, apuntan que “aunque es un modelo que, quizá, podrá funcionar en el ámbito privado, no parece viable dentro del ámbito público”. Una postura similar a la que mantienen los alumnos de Medicina.

“La principal preocupación radica en que no se han explicado qué aspectos se evaluarán, cómo o los puntos que representarán en el acceso al grado. Con la ausencia de estos datos resulta imposible hacer una valoración sobre los beneficios o los inconvenientes de la propuesta”, precisa Dafne Burgués, presidenta del Consejo de Estudiantes de Medicina de Cataluña (Cemcat). No obstante, ya deja clara su postura en dos aspectos: “la evaluación tendrá que ser lo más objetiva posible y, de aplicarse, no podrá ser solo en Cataluña, sino en toda España para evitar diferencias”.

En la misma línea, Burgués advierte que hay que tomar en consideración que algunos aspectos, como la comunicación, no son fáciles de evaluar, ya que “no es lo mismo hablar con un docente o un evaluador que con un paciente, siendo necesario contar con una empatía mayor y otros aspectos que se adquieren durante las prácticas clínicas”. Sin embargo, la Generalitat está a favor de hacer las cosas lo mejor posible, por lo que propone hacer una prueba piloto que, si bien no tendrá carácter vinculante, podrá medir el impacto de la medida.