16 nov 2018 | Actualizado: 12:40

Los decanos de Medicina definen los mínimos a cumplir por 'sus' hospitales

La Conferencia trabaja en un documento que resume las características básicas para reacreditar a los centros

José Luis Álvarez-Sala Walther, presidente de los decanos de Medicina.
Los decanos de Medicina definen los mínimos a cumplir por 'sus' hospitales
vie 02 junio 2017. 09.10H
José A. Puglisi
Garantizar la calidad formativa. La Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Medicina está trabajando en una propuesta sobre los criterios imprescindibles que debe cumplir un hospital para que pueda ser considerado ‘universitario’. En el borrador del proyecto, al que ha tenido acceso Redacción Médica, se establecen cinco áreas claves a tomar en consideración: vinculación, estructura, organización, personal y seguimiento.
 
“El verdadero hospital universitario debe  proporcionar educación y capacitación clínica a estudiantes de Medicina y residentes, y debe distinguirse, en gran parte, por sus programas de investigación clínica y aplicada”, apunta el borrador. De ahí que los decanos vean necesario “diseñar un modelo que garantice una formación de calidad a los nuevos profesionales y sirva de guía a hospitales que quieran convertirse en nuevos hospitales universitarios”.
 
En la misma línea destacan que “la docencia en un hospital universitario ha de ser una tarea en la que se implique la institución y todos los profesionales. En el contrato de gestión que firma la dirección del hospital universitario con los responsables de servicios y unidades, deben contemplarse objetivos docentes”. Por eso desde la Conferencia se destaca la importancia de que “los profesores universitarios desarrollen su labor asistencial de forma conjunta al resto de tareas y debe garantizarse la representación de la Facultad de Medicina en los órganos de dirección del hospital universitario. Asimismo, sería deseable garantizar esta representatividad en sentido recíproco”.
 
El plan a profundidad
 
La Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Medicina destaca que, para ser ‘universitarios’, los hospitales deberán cumplir en el ámbito de la vinculación los siguientes aspectos: sólo estar vinculado a una Universidad para la impartición de una misma titulación, “con el fin de asegurar la calidad y la organización de la docencia, y preservar el ideario institucional y la adecuada transmisión de los valores propios de cada centro académico”. A esto suman que exista un plan escrito de objetivos asistenciales, docentes y de investigación, así como una memoria anual de actividades, debiendo existir Comisiones de Garantía de Calidad con el objeto de normalizar procesos diagnósticos y terapéuticos.
 
En cuanto a la estructura, los decanos exigen una infraestructura adecuada para el desarrollo de la docencia y de a investigación, y contar con una unidad docente acreditada según el procedimiento regulado en el artículo 26.3 de la Ley 44/2003 de 21 de noviembre. Asimismo, tendrán que contar con aulas suficientes, laboratorios específicos de investigación y una biblioteca con un horario adecuado para las necesidades del hospital y del estudiante, con acceso a las publicaciones más importantes relacionadas con las Ciencias de la Salud.
 
La organización no se pasa por alto para garantizar la calidad formativa de los profesionales sanitarios. Por eso, afirman que “el hospital universitario debe contar con un conjunto suficiente de servicios y/o unidades asistenciales, en los que se atienda un adecuado número y variedad de enfermedades, que permita cumplir los objetivos del aprendizaje clínico”.
 
Al listado se suma que la relación diaria paciente hospitalizado  y estudiante debe ser, “como mínimo, de 3/2 durante el período de prácticas clínicas”; y que los servicios y/o unidades asistenciales por donde rote el estudiante deben aportar la programación de actividades clínicos, así como un análisis periódico de su actividad e índices de funcionamiento y rendimiento clínico.
 
En los últimos dos puntos, los decanos reclaman que un número suficiente de los médicos de plantilla del hospital universitario debe estar vinculado contractualmente con la universidad. “Es imprescindible contar con al menos un profesor permanente (numerario o contratado) en cada uno de los ámbitos de conocimiento o servicios básicos de un hospital docente”.
 
Finalmente, establecen como último aspecto que el hospital sea sometido a auditorías externas periódicas de su actividad asistencial, docente e investigadora en relación a los estudios de grado y postgrado universitarios.
 
Con este proyecto esperan que los hospitales universitarios sean centros de excelencia, capaces de garantizar el cumplimiento de unos requisitos preestablecidos en cuanto a su estructura, cartera de servicios, recursos asistenciales, aulas para la docencia, biblioteca, índices mínimos para una correcta relación alumno/pacientes, comisiones clínicas, estructura de investigación, así como un número mínimo de profesores.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.