20 nov 2018 | Actualizado: 19:20

La nueva facultad de Medicina canaria "se salta los controles de Sanidad"

Los decanos y estudiantes critican la oferta del grado sanitario sin una facultad, pero con alianzas internacionales

La Universidad Internacional de Canarias.
La nueva facultad de Medicina canaria "se salta los controles de Sanidad"
lun 26 septiembre 2016. 10.30H
José A. Puglisi
Descontento en el sector de la formación sanitaria. Como ha dado a conocer Redacción Médica, la Universidad Internacional de Canarias ha elaborado una estrategia a través de la que busca captar alumnos de Medicina (aunque no tengan facultad) en su grado de Tecnología Biomédica. La institución ofrece que, después de dos años y aprovechando un acuerdo internacional con una universidad centroamericana, los alumnos convaliden “el 80 por ciento de los créditos” y obtengan una titulación validada en Estados Unidos en Medicina (a pesar de nunca salir de España).

Aunque el uso del convenio internacional solo sería necesario en el supuesto de que la Universidad Internacional de Canarias (creada a partir de la escuela de negocios Escoex) no logre contar con la aprobación de su facultad de Medicina, el trámite obligaría a que los estudiantes que opten por el MIR tengan que solicitar una homologación del título otorgado por la universidad centroamericana. Una solución que ha preocupado a los decanos y representantes estudiantiles por igual, al considerar que alterna con la organización y planificación del sistema de formación sanitaria española.

Juan Antonio Vargas, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid, ha asegurado que “se trata de un procedimiento que escapa de la normativa y del control establecido por los organismos nacionales para garantizar la calidad en el proceso de formación sanitaria”. De ahí, que considera necesario “analizar dentro de la Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Medicina esta situación y realizar un pronunciamiento preciso, ya que no puede permitir que se saboteen los esfuerzos que se han realizado en la búsqueda de un equilibrio entre los números clausus y las plazas MIR”.

A los decanos también les preocupa que, por ejemplo, la implementación exitosa de este modelo sea copiado por otras de las universidades que han mostrado su interés en contar con una facultad de Medicina, como la Universidad de Vic y la Universidad de Deusto. Un posicionamiento con el que coincide el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM), recordando que “aunque no se trate de un fraude, sí es una forma moralmente cuestionable de impulsar la formación de futuros médicos”.

El vicepresidente de la representación estudiantil, Leonardo Caveda, ha aclarado que “la oferta de esta universidad es como el timo de la estampita, vendiendo falsas esperanzas a los alumnos”. De esta manera, reconoce que se está buscando “abrir una facultad de Medicina por la puerta de atrás”, lo que pone en peligro la calidad del sistema de formación sanitario. “Desde la organización incluso han reconocido que el grado de Tecnología Biomédica se ha abierto a última hora, lo que pone en duda la calidad que se busca ofrecer a los estudiantes”, sentencia.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.