17 dic 2018 | Actualizado: 18:30

Historia de un amor transatlántico que ni el examen MIR ha podido derrotar

Grupo CTO celebra este sábado un simulacro MIR que dará cita a miles de aspirantes, una semana antes de la gran cita

Quedan pocos días para la próxima convocatoria MIR.
Historia de un amor transatlántico que ni el examen MIR ha podido derrotar
sáb 03 febrero 2018. 18.00H
Jesús Arroyo
El camino hacia el examen MIR es largo y tortuoso. Lleno de altibajos emocionales en los que el aspirante debe aprender a controlarse consigo mismo. Pero para Ariel y Milena esta aventura ha sido algo más llevadera gracias, en parte, a que además de ser candidatos al examen MIR del próximo 10 de febrero son pareja.

Ariel Quesada y Milena Sarasola.

Ahora estos jóvenes se preparan a estas horas para el simulacro que este sábado celebra el Grupo CTO en las mismas aulas en las que la semana siguiente se celebrará su examen MIR 2018. En sus casos, el aula elegida se encuentra en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid. Juntos acudirán a la previa del que será el examen más importante de sus vidas y que han preparado con CTO.

Los dos aspirantes llegaron de Ecuador para conseguir la especialidad, pero solo Ariel concurrirá al examen como extracomunitario. “Mi papa es español”, explica Milena Sarasola que se someterá a una mayor competencia. Por su parte, Ariel sí ocupa plaza de extracomunitario y en su cabeza solo hay una cifra: 261 plazas, el número total que este año el Ministerio de Sanidad ha establecido como cupo para extranjeros.

Nervios y estrés

A falta de una semana para la gran cita de la Formación Sanitaria Especializada, ambos se muestran “nerviosos y estresados” pero esperando “como locos” a que llegue el día y la hora para comenzar el examen.

“Simplemente quiero dar lo mejor que pueda e intentar disfrutar, porque durante el camino he descubierto hasta cierto gusto haciendo los simulacros. Al inicio eran súper pesados pero se les termina encontrando el gusto. Eso me ha ayudado bastante para mantener un buen nivel de energía”, explica con ánimo Ariel Quesada.

Precisamente, explica, la posibilidad de realizar un simulacro en la misma aula en la que se celebrará la prueba “ayudará a conocer mis sensaciones y el nivel de nervios que puedo alcanzar”.

Su objetivo es conseguir nota suficiente para conseguir una especialidad de cirugía. Sabe que la competencia es máxima y las plazas limitadas por eso “voy a contrarreloj repasando los temas más difíciles como endocrinología”.

Por su parte, Milena sueña en hacer un examen perfecto que le habilite para escoger Cirugía Pediátrica. Su caballo de batalla durante esta preparación ha sido sentarse y estudiar durante ocho horas frente a un escritorio.

Afortunadamente, señala, se han tenido el uno al otro para apoyarse mutuamente, aunque “a veces surgen pequeñas discusiones por vernos las 24 horas del día”, comenta entre risas, afirmando que tanto Ariel como ella “van bastante bien preparados para el examen” y soñando con convertirse en médico y medica residente. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.