23 de abril de 2018 | Actualizado: Lunes a las 17:00
Conocimiento > Formación

Escándalo en la UNED: precios inflados y desfalco en 8 cursos de Enfermería

Cinco profesores del departamento de Derecho Civil han sido acusados por la Fiscalía de desviar fondos

Fachada de la sede de la UNED en Madrid
Escándalo en la UNED: precios inflados y desfalco en 8 cursos de Enfermería
Redacción
Lunes, 09 de abril de 2018, a las 13:50
Cinco profesores del departamento de Derecho Civil de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) han sido acusados por la Fiscalía Provincial de Madrid de desviar a sus cuentas fondos de ocho cursos de temática sanitaria.

La formación, que eran títulos propios dependientes de la Fundación UNED, llegaron a desviar hasta 316.930 euros (el 39 por ciento de lo que ingresaban por cursos de Enfermería) según ha informado El Confidencial. La denuncia ha partido del propio rector de la UNED, Alejandro Tiana, tras ser alertado por la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE).

Los cinco profesores llegaron a desviar hasta 316.930 euros



Los cursos propios denunciados eran todos de temática sanitaria y se celebraron entre enero y septiembre de 2015. Concretamente, la profesora María Paz Pous de la Flor dirigió los cursos 'Enfermería en prescripción, uso y manejo de fármacos' y 'Ciencias forenses para trabajadores sociales'; Juana Ruiz Jiménez fue responsable de 'Enfermería geriátrica' y 'Enfermería legal y forense'; Lourdes Carmen Tejedor Muñoz dirigió 'Enfermería de atención familiar y comunitaria' y 'Gestión de rrhh en enfermería', y finalmente Rosa Leónsegui Guillot fue responsable de los cursos 'Enfermería en la atención de cuidados de la enfermedad mental severa' y 'Enfermería en salud mental y psiquiatría'. En total, ocho cursos impartidos por cinco profesoras del departamento. En seis de ellos figuraba como colaborador el profesor Alfonso Serrano Gil. Lourdes Tejedor es subdirectora del departamento y Juana Ruiz es secretaria docente.

Según ha tenido acceso el medio generalista, las profesoras se dedicaban a engordar los gastos de los cursos, de forma que el dinero se perdía por el camino antes de llegar a la UNED. La denuncia, que Fiscalía de Madrid presentó el pasado 2 de agosto por malversación de caudales públicos, prevaricación y negociaciones prohibidas a funcionarios, sostiene que estas profesoras inflaban los gastos utilizando sociedades de las que eran dueñas para "lucrarse ilícitamente a costa de la UNED".

En publicidad y propaganda

Habitualmente engordaban las partidas dedicadas a "publicidad y propaganda". El curso 'Enfermería en prescripción, uso y manejo de fármacos' tenía presupuestados 4.010 euros en este capítulo. Sin embargo, acabó pagando 66.544 euros por este concepto. El curso 'Enfermería y geriatría' no tenía presupuesto para publicidad y propaganda pero acabó destinando a eso 25.000 euros (5.000 para cada una de las cinco sociedades). Todos los gastos denunciados fueron a cinco firmas, Araciel Estudio, The Mind 2012 Asesoramiento, Devenir 2012, Lecol Iuris y Kefalos,  propiedad cada una de ellas de un profesor o de alguien de su entorno. En algunos casos fraccionaron los contratos (siempre según la denuncia) para no llegar al tope de 18.000 euros que obliga a sacarlos a concurso.

Otras de las facturas infladas tenían títulos genéricos como 'material didáctico' o 'colaboración logística', 'preparación de materiales' e incluso 'otros gastos'. En algunos casos, las facturas se fraccionaron para no llegar a los 18.000 euros que obligan a sacarlo a concurso. En total, los cinco profesores denunciados se repartieron 316.930 euros (a una media de 63.386 para cada uno). Se llevaron por esta vía el 40 por ciento de lo que ingresaron estos ocho cursos.

La Fiscalía los ha denunciado por prevaricación, malversación de caudales públicos y negociaciones prohibidas a funcionarios. El Confidencial contactó por correo electrónico con todos los profesores denunciados. Contestaron a través de una de ellas, pero en nombre de todos: "Se trata de una investigación inicial sin fundamento alguno y en la que estamos a la espera de que sea sobreseída". La universidad está personada en la causa como perjudicada, representada por la Abogacía del Estado.