Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 12:10
Conocimiento > Formación

Cómo preparar la prueba MIR sin morir en el intento

Los aspirantes podrán adoptar hábitos que faciliten la preparación saludable y exitosa del examen

Un aspirante al MIR en el día de la evaluación.
Cómo preparar la prueba MIR sin morir en el intento
José A. Puglisi
Domingo, 11 de septiembre de 2016, a las 11:40
Superar la prueba MIR sin morir en el intento. Ese es el reto al que anualmente se someten miles de médicos que aspiran a contar con una plaza de formación sanitaria especializada en la disciplina anhelada. Sin embargo, las largas horas de estudio, uso de las reglas nemotécnicas y realización de simulacros no son las únicas claves para llegar a tener un buen número de orden en la evaluación.

Uno de los aspectos que debe tomar en consideración el candidato durante los meses de preparación es la cercanía con sus compañeros. Lejos de tratarse de una competencia de todos contra todos, los aspirantes al MIR (y otras especialidades sanitarias) deben dar pasos para aproximarse a otras personas que aspiran a superar la evaluación, ya que esto les permitirá intercambiar información, opiniones y crear un ambiente donde fluya el conocimiento, permitiendo estar en contacto con aspectos que, inicialmente, no estaban valorándose.

El elevado volumen de temas hará sentir que el tiempo de preparación no es suficiente, por lo que deberán tomar dos recomendaciones: la primera, intentar relacionar, en la medida de lo posible, todas las asignaturas que se estudien para recordar conceptos y mantenerlos frescos; en el segundo lugar, evitar avanzar aceleradamente a través de los temas, dejando áreas sin dominar en su mayoría. Con una buena organización y el uso adecuado del tiempo, los aspirantes tendrán un margen suficiente para dominar al MIR.

Perder la esperanza no es una opción. El cansancio y la presión harán que los aspirantes duden de sus capacidades para obtener un buen número de orden. Sin embargo, tirar la toalla no está permitido. Para evitarlo, los médicos podrán apostar por reducir el nivel de estudio que se está llevando, llegando incluso a tomarse un par de días libres si llega a considerarlo necesario. El uso del deporte como herramienta para drenar estrés y para encontrar una actividad que permita “desconectar” del estudio.

La confianza individual será clave en el proceso de preparación. Durante los meses de estudio, los candidatos al MIR afrontan un momento de autosuperación personal y dan un nuevo paso en su carrera profesional. El camino es difícil, pero los frutos de todo el esfuerzo se recogerán con la llegada del 2017 y la celebración de la nueva evaluación de la convocatoria de acceso a las plazas de especialidades médicas.