21 de mayo de 2018 | Actualizado: Lunes a las 12:50
Conocimiento > Formación

Cinco parecidos y dos diferencias entre el DIR educativo y el MIR sanitario

Tanto el PP como Ciudadanos se han propuesto crear un modelo formativo para profesores como el que rige a los médicos

El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo. A la derecha, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera.
Cinco parecidos y dos diferencias entre el DIR educativo y el MIR sanitario
Jesús Arroyo
Jueves, 08 de febrero de 2018, a las 09:20
Primero fue el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, quien anunciaba su deseo de impulsar "un programa de formación práctica tutorizada al estilo MIR”. Ahora, el partido de Albert Rivera ha vuelto a adelantar al Partido Popular por la derecha y ha registrado en el Congreso de los Diputados una proposición no de ley para implantar un nuevo sistema de selección y formación docente basado en el sistema que tienen los médicos.

Este miércoles ambos partidos han levantado sus cartas y han comenzado a diseñar públicamente la base de lo que sería el DIR, o lo que es lo mismo Docente Interino Residente.  Según el ministro de Educación, el objetivo del MIR educativo es una carrera profesional basada en los principios de méritos, capacidad y sujeta a evaluación, lo que está en línea con las conclusiones del Consejo de la Unión Europea de mayo de 2014 y con expertos. "Queremos copiar aquello que funciona bien en nuestro país como es el sistema MIR", ha acentuado Méndez de Vigo. Lo cierto es que hasta ahora, las diferencias entre un sistema y otro son mínimas, frente a las semejanzas que ambos proyectos presentan.

Examen nacional

El DIR es un proyecto que exhibe grandes similitudes con lo que hace 40 años se consideró el sistema de formación del Médico Interno Residente. La primera de ellas va en la línea del modelo de examen, que precisamente tendrá su culmen este próximo 10 de febrero, día de la prueba MIR. El modelo que presenta Ciudadanos se concreta en la realización de un gran examen nacional, una vez obtenido el grado universitario, y previo a la formación teórico-práctica del sistema del Docente Interno Residente. El mismo guion que deben seguir los estudiantes de Medicina.

Numerus clausus

La obligatoriedad de realizar el MIR para poder ejercer como médico se puede extrapolar a los docentes. Aunque ningún partido político se ha pronunciado directamente sobre dicho requisito, indirectamente Ciudadanos ha explicado que habría que implantar un sistema de numerus clausus como el que actualmente se rigen los hospitales universitarios y las facultades de Medicina. Además, las plazas convocadas por el Ministerio de Educación irían en función de la demanda de docentes, tanto en centros públicos como privados, atendiendo a las necesidades reales del sistema educativo.

Centros acreditados

Si este proyecto sale adelante será muy posible ver cómo reformulan los nombres a colegios e institutos añadiendo la coletilla de universitarios, como ya sucede con los hospitales que acogen docencia MIR. Estos deberían de cumplir unos requisitos que aún no han sido especificados para recibir la acreditación por parte del Ministerio de Educación y poder así formar a DIR. En dichos centros a los futuros maestros y profesores desempeñarán sus tareas académicas supervisados por un tutor.

Sueldo

La formación sería remunerada desde el primer día, explican desde el partido naranja, con nóminas "parecidas" a los que perciben los MIR. De este modo, se intenta responder a la principal queja que desde diferentes colectivos y sindicatos han criticado al considerar que este proyecto busca precarizar a los profesionales docentes, los cuales ya viven una alta tasa de interinidad.

Mercado laboral

Si algo pone en común al MIR y al DIR son las oposiciones. El hecho de someterse a un proceso selectivo tan complejo no les exime de pelear por una plaza en la función pública. Al igual que los médicos, los docentes una vez acreditados, tras pasar el DIR, podrán presentarse a las oposiciones si quieren ser funcionarios.

Diferencias

Menos duración

La primera diferencia que aparece al comparar el sistema MIR con el DIR es el tiempo de duración. El ministro de Educación ha asegurado que la formación del profesorado “durará entre dos años y tres años”, mientras que la formación del MIR va de cuatro a seis años, según la especialidad elegida.

Tres itinerarios

Aunque es cierto que según este proyecto podrán existir tres itinerarios de formación, poca comparación tiene que ver con las 54 especialidades que componen el MIR. En el caso educativo, los profesores podrán realizar itinerarios formativos “en función de los estudios de grado realizado previamente, distinguiendo, al menos, un itinerario para maestros (infantil y primaria), otro para Secundaria y Bachillerato y otro para los especialistas de los Servicios de Orientación”, en referencia a psicólogos y psicopedagogos.