Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 10:10
Política Sanitaria > Farmacia

Vender sin receta sale a la farmacia por 150.000 euros

El TSJ de Murcia rechaza el recurso de una botica contra la multa impuesta por la Consejería de Sanidad murciana

El Tribunal Superior de Justicia murciano ha desestimado el recurso de una oficina contra la multa impuesta por la comunidad.
Vender sin receta sale a la farmacia por 150.000 euros
Marcos Domínguez
Martes, 20 de septiembre de 2016, a las 11:00
Una farmacia de Murcia ha sido condenada a pagar una multa de 150.000 euros por vender medicamentos de prescripción sin la necesaria receta médica. La sanción fue impuesta por la Consejería de Sanidad autonómica y ha sido recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia de Murcia, pero este ha desestimado el recurso.

Los hechos se remontan a 2013, cuando el laboratorio Lilly informó al Colegio de Farmacéuticos de Murcia de que una oficina había adquirido “cantidades desproporcionadas” de dos medicamentos. Concretamente, se trataba de 182 envases de Effient 10 mg y 197 de Strattera 80 mg, que “difícilmente pueden ser consideradas como las necesarias para cumplir con la demanda de posibles pacientes en su territorio”, estimó la empresa.

Se consultó a la oficina de farmacia, que afirmaba no haber comprado ni vendido ni una sola unidad de dichos medicamentos durante 2013. Una inspección posterior descubrió un envase de Efient y ninguno de Strattera, pero al acudir a los registros de ventas a dicha botica de las empresas distribuidoras las cifras encontradas fueron muy distintas.

El Servicio de Gestión Farmacéutica del Servicio Murciano de Salud no había facturado ninguna receta, y el titular de la oficina de farmacia declaró que tampoco había dispensado receta privada, por lo que no se justificaba el destino dado a dichos medicamentos. Por tanto, se le impuso tres sanciones por un valor total de 150.000 euros, al incurrir en el concepto conocido como 'distribución inversa'.

La oficina de farmacia presentó un recurso contencioso-administrativo, entre otras cosas, por “error en la fundamentación de la prueba de los hechos”, que ha sido desestimado por el tribunal murciano.