Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 19:00
Política Sanitaria > Farmacia

Sefac propone que las farmacias den servicios a centros sociosanitarios

Concretamente, de atención farmacéutica

Jesús Gómez, presidente de Sefac.
Sefac propone que las farmacias den servicios a centros sociosanitarios
Redacción
Miércoles, 13 de julio de 2016, a las 17:50
 La Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (Sefac) ha propuesto crear servicios de farmacia comunitaria para la atención farmacéutica a los centros sociosanitarios, con el objetivo de servir de ayuda en las regulaciones que de la atención y prestación farmacéutica se planteen para este ámbito, impulsar el desarrollo profesional del farmacéutico comunitario y contribuir a la sostenibilidad del sistema sanitario español, además de mejorar la atención a los pacientes.

Y es que, en España el 18 por ciento de las personas tiene más de 65 años y, de éstas, más del 6 por ciento supera los 80. Esto significa que, si las previsiones se cumplen, en 2050 España será el tercer país más envejecido del mundo, con más de un 30 por ciento de mayores a los que atender, de los cuales el 11 por ciento tendrá más de 80 años. A esto hay que añadir que a medida que la vida de las personas avanza suelen ir apareciendo enfermedades crónicas y según los datos disponibles el 72 por ciento de los mayores de 65 años son pacientes con patologías crónicas.

Por otro lado, tal y como ha recordado la organización, las personas mayores expresan una "clara voluntad" de autonomía y el 87 por ciento desea vivir en sus casas el mayor tiempo posible, aunque cuando esto no es posible, la opción es un centro sociosanitario (CSS). En la actualidad en España se estima que hay más de 5.300 CSS con más de 359.000 plazas y es previsible un importante incremento en los próximos años, tanto de residencias o centros de día para la tercera edad, como de instituciones o pisos tutelados para pacientes con distintas discapacidades.

En este sentido, los servicios de farmacia comunitaria integrarían las funciones tradicionales de suministro de los depósitos de medicamentos con las funciones asistenciales propias de la atención farmacéutica sociosanitaria realizada a través de la prestación de servicios profesionales farmacéuticos.

"Se trataría de favorecer un entorno de trabajo en equipo con el resto de profesionales que intervienen en los CSS, en el que el farmacéutico comunitario, como experto en el medicamento, fuera el responsable de la gestión integral del medicamento, desde su adquisición hasta su eliminación, pasando por la conciliación de la medicación y el seguimiento de los tratamientos para garantizar un uso seguro y mejorar los resultados en salud", ha recalcado Sefac.


La propuesta quiere contribuir a reducir la diversidad legislativa como asistencia en este ámbito


Situación diversa

La propuesta de Sefac  también quiere contribuir a reducir la diversidad tanto legislativa como asistencial existente en la atención farmacéutica que se ofrece en los CSS, que depende de su tamaño (número de camas), su titularidad (privada o pública) y en el caso de los públicos la entidad responsable (ayuntamientos, diputaciones o comunidad autónoma).

Para ello, habría dos criterios fundamentales para vincular estos nuevos servicios a las farmacias comunitarias: el primero sería el de la calidad del servicio (catálogo de servicios asistenciales ofrecido, capacitación del personal, experiencia) y el segundo el de la accesibilidad (proximidad de la farmacia o su horario).

Además, prosigue, el farmacéutico comunitario responsable del servicio de farmacia comunitaria debería desarrollar su labor profesional en los CSS desde la farmacia comunitaria certificada a la que perteneciera y debería estar capacitado para prestar los servicios profesionales adicionales correspondientes y garantizar su continuidad durante el funcionamiento del centro.

Asimismo, sería "imprescindible" la colaboración de los responsables de los CSS y del personal sanitario que interviene en la prescripción y uso de los medicamentos (médicos, enfermeros, gerocultores, farmacéuticos hospitalarios) para que el farmacéutico comunitario pudiera desarrollar su labor logística y asistencial. Con todo esto se pretende proporcionar una atención farmacéutica en los CSS que satisfaga las necesidades farmacoterapéuticas de los pacientes residentes.

En concreto, según la propuesta, serían funciones del farmacéutico el garantizar y asumir la responsabilidad técnica; establecer un sistema eficaz y seguro de distribución de los medicamentos en el centro; informar al personal del centro y a los propios pacientes en materia de medicamentos; y colaborar en el establecimiento de un sistema de vigilancia y control del uso individualizado de los medicamentos.

Además, tendrán que cumplir la normativa vigente en materia de control de medicamentos estupefacientes y psicótropos; informar y asesorar a la dirección del centro sobre la alertas de calidad y seguridad de medicamentos; y prestar los servicios profesionales necesarios para garantizar las necesidades farmacoterapéuticas del paciente.

Concertación y remuneración 

Por otro lado, la propuesta indica que la vinculación de las farmacias a los CSS debería ser concertada a través de los colegios profesionales, que garantizarían la transparencia y equidad en la concertación de los servicios que se deberían prestar con un sistema retributivo acorde con los objetivos, requerimientos y resultados esperados de cada servicio.

Los colegios serían los encargados de fijar las condiciones para la facturación y cobro de esos servicios. En este sentido, Sefac ha propuesto adoptar nuevos sistemas retributivos que permitan hacer posible y sostenible este modelo asistencial de la farmacia comunitaria en el ámbito sociosanitario, teniendo en cuenta la realidad actual en relación con la prestación de servicios farmacéuticos y la compra centralizada de medicamentos.

Por último, el documento hace un llamamiento a que las Administraciones públicas favorezcan la participación de las farmacias comunitarias en la atención sociosanitaria. Esto pasaría por permitir una mayor comunicación electrónica entre los miembros del equipo multidisciplinar, acceso al historial farmacoterapéutico completo (primaria y hospitalaria) y acceso a la información clínica necesaria de la historia clínica.

Finalmente, ha subrayado la necesidad de la formación conjunta de todos los profesionales en las cuestiones de ámbito común y la participación del farmacéutico comunitario en los grupos de trabajo del Sistema Nacional de Salud que aborden el desarrollo del cuidado del paciente en el ámbito sociosanitario.

Acceda al documento con la propuesta de Sefac