21 nov 2018 | Actualizado: 19:20

FEFE desacredita a su delegación catalana por el Sefaco

Carbonell anuncia por cuenta propia y en solitario que la federación se plantea rescatar el proyecto fallido de Redondo

La vicepresidenta de Política de Mercados y Relaciones Industriales de FEFE, Beatriz Carbonell.
FEFE desacredita a su delegación catalana por el Sefaco
sáb 04 junio 2016. 16.55H
Redacción
Los ‘fantasmas’ del sistema eficiente de facturación y cobro (Sefaco) vuelven a removerse en el seno de la Federación Española de Farmacéuticos Empresarios (FEFE) y todo a cuento por el ‘patinazo’ de su vicepresidenta de Política de Mercados y Relaciones Industriales, Beatriz Carbonell.

Carbonell ha sacados los pies del tiesto anunciando por cuenta propia y en solitario que la federación se plantea rescatar uno de sus grandes proyectos fallidos: Sefaco. Un incendio que ha tenido que salir inmediatamente a apagar el presidente de FEFE, José Luis Rodríguez Dacal, quien se ha apresurado a decir la entidad no va a “puentear” a los colegios de farmacéuticos en la facturación.

Rodríguez Dacal asegura que el vídeo publicado por Carbonell donde hace el anuncio se ha planteado de manera inadecuada, sin que FEFE hubiera supervisado su contenido. Es decir, que la patronal no estaría intentando ‘resucitar’ un sistema cargado de críticas, sino ir de la mano con los colegios de ahora en adelante.

Sefaco, una idea fallida de Fernando Redondo

La idea que puso en su momento sobre la mesa el expresidente de FEFE, Fernando Redondo, estaba completamente desterrada por el organismo, después de tener el rechazo generalizado de todos los colegios profesionales de farmacéuticos, ya que esta herramienta eliminaba los intermediarios en el cobro de las recetas entre la Administración y las oficinas de farmacia.

En su momento, Sefaco se presentó ante el sector sanitario como una presunta solución para los problemas de liquidez e impagos que acosaban a las boticas de algunas regiones, pero con trampa. Su objetivo real es que la banca se encargara de la gestión del abono de la factura farmacéutica a las boticas, retirando esa capacidad a los colegios profesionales, los que tienen actualmente esa competencia.

Pero no solo eso. Carbonell defiende este anuncio, alegando que esta medida daría solución a las boticas de algunas regiones, como en Cataluña, donde la deuda supera los 200 millones de euros. Unas declaraciones que no ha tenido que sentar del todo bien en el seno de la patronal de oficina de farmacia, especialmente después de que Sefaco hiciera tambalear los cimientos de FEFE en 2014 (en su momento de la presentación).

Ese año, la cúpula de la patronal envió el borrador de Sefaco solo un día antes de su presentación en público, imposibilitando el análisis de los colectivos regionales y que pudieran proponer ideas alternativas. Una ‘encerrona’ que FEFE, y particularmente su expresidente Fernando Redondo, pagó de inmediato: todo el colectivo farmacéutico criticó el movimiento de inmediato y rechazó de lleno la iniciativa de la federación, lo cual casi hunde el prestigio de este organismo.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.