Redacción Médica
23 de octubre de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:25
Política Sanitaria > Farmacia

"La recertificación profesional es una obligación deontológica"

Los profesionales farmacéuticos deben adaptarse a las nuevas necesidades de la sociedad

Raquel Martínez, secretaria general del Consejo General de Farmacéuticos, durante su exposición.
"La recertificación profesional es una obligación deontológica"
Mercedes Rivera
Jueves, 04 de octubre de 2018, a las 11:50
El título académico “no es suficiente”. Ahora, “es necesario la realizar una recertifificación continua de los profesionales”. Con esta idea Rodrigo Gutiérrez, director general de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad, ha dado comienzo la mesa redonda ‘Recertificación de los profesionales farmacéuticos’ celebrada en el marco del 21 Congreso Nacional Farmacéutico. 

Un profesional de la salud debe mantener actualizados sus conocimientos y habilidades dentro de un marco ético de acuerdo a la práctica habitual. En esta línea, Raquel Martínez, secretaria general del Consejo General de Farmacéuticos ha incidido en que, “aunque la recertificación es voluntaria, debe ser una obligación deontológica”.

"El objetivo es garantizar que el profesional mantienen una correcta y adecuada formación"



Una idea que también ha compartido Marta García, vocal nacional de Análisis Clínicos porque “la recertificación le proporcionará al paciente más confianza y tranquilidad”. El objetivo es “garantizar que el profesional está recertificado en activo y mantiene una correcta y adecuada formación”.

En la actualidad, los pacientes son crónicos y la población mayor de 80 años se multiplicará en 2080. “Este aspecto obliga a los farmacéuticos a adaptarse a las nuevas necesidades y, para ello, debemos trabajar en la validación profesional y recertificación”, señala Martínez. Desde el Consejo General de Farmacéuticos crearon en 2015 un grupo de trabajo centrado en el desarrollo de la validación profesional.

Martínez ha presentado el sistema que en un futuro servirá para el reconocimiento de la actualización de conocimientos y competencias de los farmacéuticos. Se trata de un procedimiento en el que, desde la voluntariedad, los farmacéuticos en activo podrán recertificar competencias, formación continua y otras actividades profesionales realizadas.

Los pasos del grupo de trabajo


El primer paso para trabajar en esta línea fue poner en marcha un código deontológiico de la profesión farmaceútica. El segundo paso fue trabajar para disponer de un sistema VPC y para ello “sentamos las bases junto al Ministerio de Sanidad con un acuerdo marco y una propuesta técnica de desarrollo del mismo”.

"Nos debemos a nuestra sociedad y daremos garantía de que estamos capacitados para nuestra actividad profeisonal"



En resumen, “estamos trabajando para permitir a los farmacéuticos tener un sistema que refleje el mantenimiento y mejora de sus competencias porque estamos obligados deontológicamente a actualizar nuestro conocimiento. Nos debemos a nuestra sociedad y daremos garantía de que realmente estamos capacitados para llevar a cabo nuestra actividad profesional”, ha concluido Martínez.

La recertificación de la Farmacia Hospitalaria


Miguel Ángel Calleja, presidente de la Sociedad Española de Farmacéuticos de Hospitales (SEFH), ha señalado que “nuestro objetivo es mejorar la formación y este trabajo debe ser colaborativo con el resto de instituciones que influyen y mejoran la formación de nuestros profesionales”. Y en este sentido, la SEFH “tiene un papel importante”.

La SEFH ha solicitado al Ministerio de Sanidad contar con un área de competencia específica centrada en oncología, nutrición y pediatría. “Mientras no tengamos esto, trabajamos con programas de recertificación de otros países, en concreto, con el de Estados Unidos”, ha explicado Calleja, quien ha incidido en la necesidad de establecer un sistema y una forma de recertifiación que el Ministerio de Sanidad nos asegure que se puede llevar a cabo”