18 nov 2018 | Actualizado: 19:00

Los farmacéuticos optimizan el seguimiento de la enfermedad inflamatoria

El resultado del programa piloto estará en unos meses

Miguel Ángel Calleja, presidente de la SEFH.
Los farmacéuticos optimizan el seguimiento de la enfermedad inflamatoria
vie 13 enero 2017. 13.10H
Marcos Domínguez
Los farmacéuticos de hospital se han puesto manos a la obra para optimizar el tratamiento de aquellos pacientes con enfermedad inflamatoria crónica y tratados con fármacos biológicos. Para ello, han consensuado un conjunto mínimo de datos para poder realizar un seguimiento farmacoterapéutico sistematizado.

En un artículo de la revista oficial de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) explica este consenso. El seguimiento sistematizado “es más efectivo y menos costoso que el seguimiento habitual, no sistemático, incluso en el ámbito de las residencias geriátricas donde, entre otros beneficios, contribuye a reducir significativamente el número promedio de medicinas prescritas a los ancianos polimedicados”, reza el texto. El objetivo es prevenir resultados negativos de la medicación y los problemas relacionados con esta.

Miguel Ángel Calleja, presidente de la SEFH y uno de los autores del artículo, señala a Redacción Médica que este seguimiento “se trata de una necesidad no cubierta para nuestras consultas de farmacia”. Además, está “muy alineado con la estrategia actual de la SEFH de potenciar una atención sistemática, de alta calidad y homogénea de todos los Servicios de Farmacia”.

El contenido del cuestionario para la recogida de datos que se ha consensuado indica desde la fecha de nacimiento, sexo del paciente, peso y altura hasta el tratamiento actual y los anteriores, si se trata de un paciente naïve, el grado de autonomía o la fecha de diagnóstico.

Necesidades especiales de atención

Los pacientes de enfermedades inflamatorias crónicas como la artritis reumatoide, Crohn, psoriasis o espondilitis anquilosante, “requieren de una atención minuciosa a la medicación que reciben, especialmente en las formas más severas de la enfermedad y cuando los regímenes terapéuticos son más complejos”.

Disminuir la variabilidad del uso de agentes biológicos y vigilar la adherencia “es fundamental si el propósito es lograr el control óptimo de la patología, recuperar la capacidad funcional de los pacientes, mejorar su CVRS a la vez que se disminuye la tasa de riesgo-beneficio del tratamiento”.

El cuestionario ha implicado a profesionales de más de 30 hospitales que atienden a estos pacientes, señala Calleja. La herramienta se ha pilotado en el Hospital Universitario Virgen de las Nieves así como otros centros. “En mi centro actual, el Virgen de la Macarena, también estamos realizando los pasos necesarios para implantarlo y tendremos resultados en unos seis meses”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.