20 de agosto de 2017 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Especialidades > Farmacia Hospitalaria

Acercamiento pionero al domicilio del paciente con leucemia mieloide aguda

El Clínico de Valencia trabaja en un proyecto para administrar azacitidina en el propio domicilio del paciente

Manuel Alós, jefe de Farmacia del Clínico de Valencia.
Acercamiento pionero al domicilio del paciente con leucemia mieloide aguda
Redacción
Lunes, 03 de octubre de 2016, a las 13:50
El Hospital Clínico de Valencia está llevando a cabo un proyecto piloto para la administración en el propio domicilio del tratamiento farmacológico azacitidina para pacientes con síndromes mielodisplásicos y leucemia mieloide aguda.

Según ha explicado la Generalitat en un comunicado, el objetivo de este programa que desarrolla el Servicio de Hematología junto con el Servicio de Farmacia Hospitalaria y la Unidad de Hospitalización a Domicilio es mejorar la calidad de vida de los pacientes y asegurar una correcta y continua administración del tratamiento.

Hasta el momento se han incluido en este programa un total de doce pacientes. La Comunidad Valenciana es pionera en la implantación de este proyecto y el Hospital Clínico de Valencia fue el primer hospital en España en poner en marcha la administración en el domicilio.

El jefe de Servicio de Hematología del Hospital Clínico de Valencia, Carlos Solano, ha detallado que "tanto los síndromes mielodisplásicos como la leucemia mieloide aguda afectan fundamentalmente a personas de edad avanzada (alrededor de un 25 por ciento son diagnosticados con más de 80 años) para las que desplazarse con mucha frecuencia al hospital puede suponer un enorme trastorno que afecta además a los familiares".

Este tratamiento se administra por vía subcutánea en varios ciclos, lo que obliga a los pacientes a acudir una media de siete días al mes al hospital para cumplir con el tratamiento. El Jefe de Servicio de Farmacia Hospitalaria, Manuel Alós, ha indicado que "se recomienda un mínimo de seis ciclos de tratamiento y mantener la terapia mientras haya beneficio clínico". "Gracias a esta iniciativa en fase piloto, se evitan estos continuos desplazamientos hasta el centro hospitalario", ha añadido.

Por su parte, el jefe de la Unidad de Hospitalización Domiciliaria, Vicente Gimeno, ha señalado que "estas enfermedades afectan mayoritariamente a personas de edad avanzada con comorbilidades por lo que desplazarse al hospital supone en muchas ocasiones un gran problema. Poniendo en marcha este proyecto mejoramos su calidad de vida y hacemos que su tratamiento sea mucho más cómodo".

Beneficios de la administración a domicilio

Gracias a este proyecto, los pacientes reciben la medicación a través de una enfermera especializada en Oncohematología en su propio domicilio. De esta forma, evitan el traslado al hospital al menos siete días al mes, con el beneficio para pacientes y familiares que ello conlleva, y asegurando una correcta y continua administración de la medicación.

El doctor Solano ha explicado que "no solo estos pacientes se ven beneficiados por la implantación de este proyecto, ya que la logística del hospital también mejora. Al aumentar el número de pacientes que reciben tratamiento domiciliario, el número de personas que acuden cada día al hospital disminuye, por lo que aumenta la calidad asistencial ofrecida".