El proyecto del centro hospitalario de Cuenca supone un gran reto para los responsables de área inmersos en las obras

¿Por qué deben visitar los jefes de Servicio la obra de un nuevo hospital?
Dolores Barreda, Jesús Julián y Enrique Prada.


15 sep 2022. 10.50H
SE LEE EN 7 minutos
Hospitales españoles como el de Toledo o el de Salamanca se han enfrentado a un cambio radical de sus instalaciones. Una obra maestra que no solo aporta más espacio a los nuevos Servicios, sino también mejores instalaciones y equipos para la buena atención del paciente. Ahora es el turno de la ciudad de Cuenca que ya está inmersa en las obras de su nuevo Hospital Universitario y que avanzan a buen ritmo, superando ya el 70 por ciento de ejecución.

Un nuevo centro que contará con más de 114.000 metros cuadrados y en el que Servicios como el de Farmacia, Radiodiagnóstico y Laboratorio de Análisis Clínico dispondrán de áreas de trabajo totalmente nuevas. En este sentido y para saber cómo está siendo todo este proceso de traslado entre hospitales, Redacción Médica se ha puesto en contacto con los jefes de Servicio para conocer de primera mano esta experiencia. Todos ellos concuerdan en que para poder lograr un área lo más funcional posible, es necesario que los responsables visiten las obras para ser partícipes de cómo avanzan. Un proyecto que supone un gran reto para los profesionales y que abordan con mucha ilusión. 

Como jefa de Servicio de Farmacia del Hospital Virgen de la Luz de Cuenca, Dolores Barreda asegura a este medio que "es la gran oportunidad de todos los conqueses y de los profesionales sanitarios". Para Barreda, sin lugar a dudas, "esto presenta una coyuntura, sobre todo, para el paciente que tendrá una atención médica y farmacéutica correspondientes al siglo XXI".

Como responsable del Servicio de Farmacia era "irrenunciable la automatización y la robotización, lo que implica una serie de infraestructuras que se debe tener en cuenta". Respecto a cómo un jefe de Servicio puede colaborar en el diseño del nuevo área, Barreda explica que tuvo que hacer una serie de modificaciones para "plasmar la filosofía de este Servicio que, aunque actúa como intermediario en la atención individualizada, es el encargado de que el paciente reciba la farmacoterapia segura, eficiente y efectiva con los medios que el siglo XXI ofrece".

Las infraestructuras del nuevo hospital de Cuenca


Todo un reto también para Jesús Julián, jefe de Servicio de Radiodiagnóstico del Hospital Virgen de la Luz de Cuenca, quien señala a este medio que "este área será un 50 por ciento más amplia que el actual, lo que permitirá disponer de un Servicio más funcional, no solo a nivel de infraestructuras sino también a nivel tecnológico".

Asimismo, Julián explica que "la sala de espera de los pacientes y en el área donde se realiza el trabajo de los facultativos de Radiología, técnicos y resto de personal de Enfermería del Servicio también dispondrán de mayor amplitud". Un incremento de espacio que significará "toda una mejora para el área de Radiodiagnóstico".

En cuanto al tema tecnológico, la obra va a permitir que se instauren "equipos completamente nuevos de Radiología general, ecógrafos y telemando, y también habrá maquinaria que se traslade desde el hospital actual al nuevo ya que han sido renovados en los últimos años, como el TAC y la resonancia magnética".

Tal y como apunta Julián, "entre los equipos radiológicos renovados y los nuevos, se va a quedar un Servicio de Radiodiagnóstico completamente reformado".

Los jefes de Servicio y responsables observando los planos de las nuevas instalaciones.


¿Por qué es necesaria la visita del jefe de Servicio a la obra?


Para Julián, "es muy importante que el jefe de Servicio vaya a ver el nuevo área, junto a la supervisora de Enfermería". Esto es "necesario" para el responsable de Radiodiagnóstico porque "todos trabajamos en equipo y el jefe puede detectar cosas mejor que la supervisora y viceversa". Por lo que es "vital que los profesionales visiten las nuevas instalaciones antes de que estén terminadas ya que son los que van a estar trabajando en el día a día y para que puedan detectar todos los puntos de mejora".

Una visita esencial ya que "tras revisar los planos físicos, vas a ver cómo avanza la obra y se observa si se cumplen esas buenas expectativas o no. Por lo que hasta que no haces la visita al hospital, no se percata de si hay algunos puntos de mejora".

En este mismo sentido y en palabras de Barreda: "Una imagen vale más que mil palabras". La farmacéutica subraya que, una vez realizada la visita, "se presentan variaciones en el papel que se consideran fundamentales para hacer funcionales tanto el propio Servicio de Farmacia como la gestión integral del medicamento". Además de "ser necesaria para poder llevar a cabo la atención farmacéutica del paciente no ingresado, del ambulante que recibe medicación en el propio centro y del enfermo que va a recoger los fármacos de forma externa".


Dolores Barreda: "El objetivo es lograr un Servicio funcional que cumpla con las expectativas de todas las personas"



Barreda califica como "totalmente diferentes los planteamientos que se hacen en el plano teórico y de forma presencial para saber si esas modificaciones se han podido realizar". Además, recalca que "tras la visita, no se puede tener ninguna duda de que todos estos cambios deben ser acometidos, con el claro objetivo de lograr un Servicio funcional que cumpla con las expectativas de todas las personas, ya sean los profesionales que trabajarán en él como los pacientes que acudan al Servicio de Farmacia".

Para Enrique Prada, jefe de Servicio de Laboratorio de Análisis Clínico del Hospital Virgen de la Luz de Cuenca, también es "muy útil la visita, al hacerse justo en el momento adecuado". Esto permite que los distintos jefes y responsables "puedan aportar todas las cosas necesarias y a cambiar las que consideren, que todas lleguen a tiempo y no tarde, lo que permite mejorar y facilitar mucho el proceso".

El hecho de que la Dirección cuente con los jefes de Servicio "es muy importante y se agradece porque los responsables son los que mejor conocen su día a día, dinámica y flujo de trabajo. Algo que, si no se vive desde dentro, es muy difícil comprender".

Por todo ello, el jefe de Servicio de Laboratorio de Análisis Clínico recalca que están "muy ilusionados porque a lo largo de la vida laborar muy pocas veces se pueden afrontar proyectos tan bonitos como este. Actualmente, el trabajo se lleva a cabo en un laboratorio muy pequeño que ha impedido crecer en los últimos años. Ahora será un espacio bastante funcional que permitirá llevar a cabo todas aquellas tareas que a día de hoy no se realizan por falta de espacio", concluye.

Todos los jefes de Servicio durante su visita a la obra del nuevo Hospital Universitario de Cuenca.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.