28 de junio de 2017 | Actualizado: Martes a las 20:10
Especialidades > Farmacia Hospitalaria

"No hay farmacéuticos de hospital suficientes para estar junto al médico"

La vocal de Farmacia Hospitalaria del Colegio de Guadalajara quiere dar a conocer la profesión al resto de compañeros

María del Carmen Molina, vocal de Farmacia Hospitalaria del Colegio de Farmacéuticos de Guadalajara.
"No hay farmacéuticos de hospital suficientes para estar junto al médico"
Marcos Domínguez
Jueves, 23 de febrero de 2017, a las 14:30
Por primera vez, el Colegio de Farmacéuticos de Guadalajara tiene una vocal de Farmacia Hospitalaria. El honor ha recaído en María del Carmen Molina, adjunta del Servicio de Farmacia del Hospital Universitario de Guadalajara, y su objetivo es “integrarnos, conocer otras facetas de la profesión y que los demás conozcan a la Farmacia Hospitalaria”.

Molina reconoce que “no hemos entrado en la vocalía por tener una necesidad imperiosa de tratar algo en concreto”, sino que fue una sugerencia de Ignacio Romeo, presidente del Colegio que revalidó su cargo al ser la única candidatura presentada a las elecciones.

Pero sí tiene claro que se trata de una oportunidad para “facilitar la comunicación entre la farmacia de hospital y la comunitaria, porque al final todos atendemos al mismo paciente”. Esa coordinación es algo demandado también desde la botica, pues “si quiere hacer atención farmacéutica tiene que saber de qué ha sido tratado el paciente en el hospital, o si está recogiendo medicación para otras patologías que son de uso hospitalario. Ellos pueden tener esa información para tener una visión completa del paciente y poder ayudarle”.

Más allá de esta coordinación, Molina considera que las plantillas de farmacéuticos de hospital son insuficientes para afrontar diversos retos de futuro, como es la gestión de la farmacia de los centros sociosanitarios o la integración del farmacéutico en equipos multidisciplinares. “Estamos muy especializados pero no pasamos visita con el médico; nos gustaría muchísimo pero no tenemos personal suficiente para hacer el trabajo de farmacia y tener farmacéuticos que puedan estar junto al médico”.

La comunicación con el médico no es problema pues hay “muchísima”, pero la presencia del farmacéutico en plan “sería un paso más, tener gente que pueda dedicarse a estar realmente integrado y pasar visita”. Más allá de proyectos con residentes de cuarto año, esa realidad todavía está lejos.