Los decanos de Medicina defienden que el profesorado no médico tenga una formación médica adecuada

Más de la mitad de profesores en las facultades de Medicina no son médicos
Pablo Lara Muñoz, presidente de la Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Medicina.


16 nov 2021. 18.40H
SE LEE EN 5 minutos
Rejuvenecer sus plantillas docentes de Medicina y de contar en ellas con más médicos que compatibilicen su labor en los hospitales con la impartición de clases se ha convertido en un asunto de máxima urgencia. Una situación de déficit generalizado del profesorado que ha puesto sobre la mesa la Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Medicina (Cndfm), que establece que el promedio en cada universidad se sitúa en 76 personas de las que 38 son titulados en Medicina y 38 no lo son. Un porcentaje del 50 por ciento.

Esta es la principal conclusión del riguroso análisis elaborado por la entidad presidida por Pablo Lara, y al que ha tenido acceso Redacción Médica. En él se actualiza la información sobre el profesorado médico y no médico en las áreas de conocimiento básicas con docencia en el Grado de Medicina. En el conjunto de las 28 universidades estudiadas y las 10 áreas de conocimiento evaluadas, el profesorado asciende a 2.131 personas de las que 1.064 son titulados en Medicina y 1.067 no lo son.

Porcentaje de profesorado médico y no médico por área


Entre profesorado médico y no médico en cada área de conocimiento y figuras docentes que desempeñan, los resultados arrojan que, en el caso de Bioquímica y Biología Molecular, el número de profesores asciende a 274, de los que 198 (72 por ciento) no son médicos y 76 (28 por ciento) son médicos.

Esta diferencia más que notable también se produce en Microbiología, en la que solo el 37 por ciento del profesorado es médico, frente al 63 por ciento restante. Esto se traduce en que, de 192 profesores, únicamente 71 son facultativos.

La proporción se estabiliza en otras áreas del conocimiento como Fisiología, con 441 profesores de los centros analizados de los que 201 (46 por ciento) son médicos. En el caso de Farmacología, el porcentaje de médicos es del 52 por ciento.

Áreas con más profesorado médico que no médico


Sin embargo, algunos campos de la Medicina sí que cuentan con más profesorado médico que no médico. Anatomía lidera este apartado, con 275 docentes médicos, el 72 por ciento del total de 383 profesores. Le sigue Genética, con un 58 por ciento de profesorado médico. Histología, con un total de 165 profesores, e Inmunología, con 101, comparten el mismo porcentaje de presencia médica en las aulas: 57 por ciento.

Por último, las áreas de conocimiento en la que superan los profesores médicos a los no médicos son Historia de la Ciencia (54 por ciento) y Farmacología (52 por ciento).

Propuestas ante la disminución del profesorado médico


En declaraciones a este diario, los decanos de Medicina sostienen que el profesorado médico ha disminuido y que esta recesión se agrupa fundamentalmente en las figuras docentes de profesorado con mayor edad y menor vida académica. En la otra cara de la moneda se sitúa el profesorado no médico, que ha aumentado y, de una manera especial, en las figuras de profesorado ayudante doctor y contratado doctor, categorías académicas con las que se inicia la carrera académica; es un profesorado con menor edad y mayor vida académica.

Ante esta situación, la Confederación considera necesario que el profesorado no médico con docencia en el Grado en Medicina tenga una formación médica adecuada. Según desarrollan, esa formación se puede obtener de muy diversas maneras, en las que pueden participar de forma muy activa los propios departamentos y universidades.

Por otro lado, los decanos abogan por la adopción de medidas que incentiven que los médicos puedan incorporarse como profesores a áreas de conocimiento básicas y, por extensión, a las áreas de conocimiento clínicas. A este respecto, destacan:

  • Valoración adecuada de la obtención del título de Formación Sanitaria Especializada y de la actividad asistencial realizada en los procesos de acreditación de profesorado del Grado en Medicina
  • La obtención de plazas de Ayudante Doctor resulta muy compleja para doctoras/es en Medicina por diversos motivos: optan mayoritariamente por la formación especializada, la acreditación y el concurso se deciden fundamentalmente por méritos investigadores (y han de realizar una actividad asistencial muy exigente en su dedicación) y, en el caso de que obtuvieran esa plaza, dejarían de trabajar para el sistema sanitario. "Se hace necesario que se incluyan nuevas figuras docentes como por ejemplo la de Ayudante Doctor vinculado (que parece que la LOSU podrá contemplar) o programas de acompañamiento que faciliten su acreditación a especialistas que trabajen en el sistema sanitario", explican.
  • Mayor presencia de profesorado asociado médico en las áreas básicas.
  • Corresponde a las universidades, a propuesta de los departamentos, definir los requisitos para acceder o, si es el caso, los perfiles docentes o investigadores con lo que las plazas con docencia en el Grado en Medicina se convoquen.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.