21 de noviembre de 2017 | Actualizado: Martes a las 00:20
Política Sanitaria > Enfermería

La nueva consulta de acceso venoso evita hasta un centenar de pinchazos

El Hospital Virgen del Rocío de Sevilla atiende a 100 pacientes con este nuevo método en la administración de fármacos

Los profesionales de Enfermería del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla.
La nueva consulta de acceso venoso evita hasta un centenar de pinchazos
Redacción
Viernes, 04 de agosto de 2017, a las 12:30
El Hospital Virgen del Rocío de Sevilla ha atendido ya a 100 pacientes a través de la nueva consulta de acceso venoso destinada a usuarios que presentan dificultades para tomarles una vía para la administración de fármacos o porque precisan de una terapia intravenosa de larga duración. Con este método se evita los pinchazos continuados en la administración de la medicación.

El centro sanitario ha informado este viernes que los profesionales de Enfermería ya han tratado a 100 pacientes con esta consulta, que se implantó en el mes de abril, con el fin de usar un nuevo dispositivo que evite los pinchazos continuados en la administración de medicación o la extracción de sangre para analíticas.

Este método supone un paso para los usuarios que tienen tratamientos con una media de ocho meses y se les evita, así, cerca de un centenar de pinchazos requeridos para la administración de fármacos intravenosos y las análiticas para el control del estado de salud.

El equipo de terapia intravenosa -que está formado por profesionales de Enfermería- se ha creado para dar las "mejores condiciones al paciente" que debe someterse a tratamientos que pueden deteriorar su sistema vascular por la terapia, según ha informado el propio centro sanitario.  

Los pacientes más frecuentes en esta consulta suelen ser aquellos que tienen tratamientos oncológicos o hematológicos y requieren de nutrición parenteral y de la administración de soluciones con PH menor de 5 o superior a 9, así como soluciones con más de un 10 por ciento de glucosa.

Asimismo, también suelen acudir pacientes que toman fármacos vesicantes, terapias múltiples o tratamientos intravenosos que se extienden de forma prolongada e intermitente. Estos pacientes suelen ser derivados de las unidades de Oncología, Hematología, Neurocirugía, Medicina Interna, Cuidados Paliativos, Infecciosos y Dermatología.

Otra de las ventajas de este método es que presenta un mayor éxito en las inserciones, ya que se consigue colocar el catéter sin apenas molestias para el paciente, reduciendo así, el número de flebitis y trombosis.

Además, el centro hospitalario ha destacado que esta consulta supone un mayor confort para el paciente ya que le reduce el daño de los pinchazos porque se inserta en el antebrazo -por encima de la fosa antecubital-, una zona que precisa de menos movimiento.

Los profesionales de Enfermería han querido propagar este método y, por esta razón, se han ofrecido a 15 centros sanitarios para impartir talleres formativos para explicar los beneficios de la nueva técnica en el ámbito.