Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 19:20
Política Sanitaria > Enfermería

La Enfermería catalana, afectada mentalmente por la precariedad laboral

Un informe determina que este colectivo es más sensible a estos problemas por sus complicadas condiciones de empleo

El hospital Vall d'Hebron.
La Enfermería catalana, afectada mentalmente por la precariedad laboral
Redacción
Lunes, 27 de noviembre de 2017, a las 18:30
Los enfermeros catalanes tienen un riesgo más elevado de desarrollar problemas de salud mental en comparación con los profesionales de otras áreas de trabajo debido a sus complicadas condiciones laborales, que afectan directamente a sus hábitos de vida y a su salud.

Así lo indican los resultados del estudio presentado hoy 'Salud, estilos de vida y condiciones de trabajo de los enfermeros y las enfermeras de Cataluña', elaborado por el Consejo de Colegios de Enfermeras y Enfermeros de Cataluña y la Fundación Galatea, encargada de promover la salud, el bienestar físico y mental y la calidad de vida de los profesionales de la salud.

El estudio muestra, entre otros indicadores, que más de uno de cada tres enfermeros y enfermeras (35,6 %) pueden desarrollar trastornos depresivos, afectivos, de angustia o de ansiedad, una cifra muy por encima de otros profesionales de la salud (18-20 %) y de la población general (9,7 %).

Según el estudio, "el colectivo está sometido a unas complicadas condiciones en el trabajo que afectan directamente a sus hábitos de vida y a su salud, y que aumentan considerablemente los riesgos psicosociales a los que están expuestos, especialmente elevados en el caso de los que trabajan en hospitales".

Estos riesgos los determinan factores como la elevada presencia de indicadores de dolor y fatiga entre el colectivo, factores asociados a trastornos de ansiedad o la falta de horas de sueño.

Tal y como reflejan los datos recogidos, "uno de cada tres enfermeros duerme menos de 6 horas", un hecho que "junto a las largas jornadas laborales y los horarios poco convencionales" se convierten en situaciones de riesgo.

"La precariedad laboral, que afecta a un 27 % de enfermeros y enfermeras -las menores de 40 años trabajan mayoritariamente con contratos de interinidad o temporalidad-, la tensión y frustración que causa el poco control sobre el propio trabajo, la poca participación en las decisiones comunes y el poco apoyo del equipo de trabajo y de los superiores" también son factores de peligro, según señala el informe.

Según la decana del Consejo de Colegios de enfermeras y enfermeros de Cataluña, Núria Cuxart, "el estudio confirma lo que ya intuíamos, un cierto maltrato del colectivo que está muy presente entre los enfermeros y tiene un impacto directo en su salud".

Para Cuxart, "hay que poner medidas y compromiso por parte de los centros de trabajo para revertir una situación que afecta a los profesionales que cuidan del ciudadano. Las enfermeras y enfermeros también deben estar bien cuidados para que puedan desarrollar su profesión en las mejores condiciones".