La Ley de Seguridad del Paciente establece un máximo de 6 pacientes por enfermera, pudiéndose asignar hasta ocho

Hasta 30 pacientes por enfermera en verano y "olvido" a la ley que lo evita
Manuel Cascos, presidente de Satse.


28 jul 2021. 18.50H
SE LEE EN 4 minutos
El verano repercute directamente en las plantillas de profesionales sanitarios, que, según el Sindicato de Enfermería (Satse), se encuentran “bajo mínimos”. Una situación que, en pleno periodo estival y con la quinta ola de la pandemia de Covid-19 de fondo,
la profesión afronta con una ratio de entre 20 y 25 pacientes por enfermera e, incluso, según estimaciones de la organización sindical, hasta 30. Ante estas cifras, Enfermería reivindica que es “más necesario que nunca que se apruebe cuanto antes la Ley de Seguridad del Paciente”. Un texto que sigue acumulando retrasos en su tramitación parlamentaria.

Esta norma establece que en los hospitales haya un máximo de seis pacientes por cada enfermera pudiéndose asignar hasta ocho, mientras que en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) no se deben superar los dos pacientes por enfermera/o. Además, en Atención Primaria, la asignación de población por cada enfermera no se deben superar los 1.500 habitantes.

A este respecto, el Sindicato de Enfermería asegura a Redacción Médica que la situación de estos profesionales sanitarios, que cataloga de “lamentable” durante el resto del año, empeora aún más en verano. “A pesar de que nos seguimos encontrando en plena pandemia del Covid-19, se han realizado contrataciones de suplencias en los distintos servicios de salud para únicamente el 30-40 por ciento de la plantilla, con lo que el trabajo y responsabilidad de 60 profesionales de cada cien deben hacerlo los que prestan sus servicios en el periodo estival”, explica la organización sindical, que recuerda que lleva “años” luchando por ajustar las ratios de Enfermería hasta alcanzar cifras “seguras”.

Retraso en la tramitación parlamentaria


La organización sindical insiste en que una ratio adecuada se sitúa en torno a 6-8 pacientes en un hospital, como la que establece la Ley de Seguridad del Paciente, para poder cuidar y dar una correcta atención. Sin embargo, se han cumplido siete meses desde que la Proposición de Ley fuera respaldada de manera mayoritaria en el Pleno del Parlamento y cuatro desde que la Cámara Baja rechazara la enmieda a la totalidad presentada por ERC. Pese a ello, la ley aún se encuentra pendiente de la aprobación definitiva en el Congreso de los Diputados, habiéndose ampliado 19 veces el plazo para presentar enmiendas al articulado. La próxima fecha marcada en el calendario es el próximo 1 de septiembre, tal y como consta en la web del Congreso.  

“A modo de ejemplo, recordar que, mientras la ratio segura y adecuada se sitúa en torno a 6-8 pacientes en un hospital, en nuestro país una enfermera o enfermero puede llegar a tener una asignación de más de 20 pacientes en un hospital, mientras que en los centros de salud un profesional no debería tener asignados más de 1.500 pacientes y en España se superan las 2.000 personas”, denuncia el sindicato, que sostiene que la realidad es aún más 'crítica' en las residencias de mayores, donde, según Satse, se dan situaciones de enfermeras que tienen que cuidar y atender ahora hasta 200-250 residentes.


Respaldo de estudios nacionales e internacionales


Uno de los últimos estudios que avala los resultados positivos de la reducción del número de pacientes por enfermera fue el publicado el pasado mes de mayo en la revista The Lancet, donde, en base a una investigación realizada en el Estado de Queensland (Australia), en el que se ha legislado en este aspecto, se constata que en los hospitales con una ratio de 4 pacientes por enfermera en los turnos de mañana y tarde, la tasa de mortalidad se redujo hasta un 7 por ciento en 30 días. Asimismo, las readmisiones en una semana también descendieron en un 7 por ciento y la duración de la estancia se acortó en un 3 por ciento.

Por otro lado, un estudio de la Universidad de Sevilla, publicado en la revista International Journal of Environmental Research and Public Health, vino a ratificar que por cada paciente que se añade a la carga de trabajo de una enfermera, la mortalidad se incrementa un 19 por ciento

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.