Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30
Política Sanitaria > Enfermería

Freno a las especialidades de Enfermería: no todas las CCAA las reconocen

Esta figura está implantada en menos de la mitad de las regiones de España y cada una decide cuántos puestos dar

Mapa de las Especialidades de Enfermería por comunidades autónomas.
Freno a las especialidades de Enfermería: no todas las CCAA las reconocen
Carlos Corominas
Domingo, 09 de octubre de 2016, a las 16:00
La figura del enfermero especialista, que se introdujo de forma definitiva en España a través de un Real Decreto en 2005, está lejos de implantarse en todo el territorio. Cada comunidad autónoma decide qué especialidades reconocer y cuántos puestos de trabajo ofertar.
 
Según datos del sindicato de Enfermería Satse, todas las autonomías tienen integrada la de Obstétrico-Ginecología (matrona); Aragón, Baleares, Canarias, Cantabria, Extremadura, Galicia, Comunidad Valenciana y Murcia reconocen Salud Mental; solo Canarias tiene reconocida Geriátrica; Andalucía, Canarias, Cantabria, Extremadura, Galicia, Murcia y Comunidad Valenciana han aceptado Enfermería del Trabajo; Canarias, Murcia y Comunidad Valenciana han reconocido la Familiar y Comunitaria y Canarias y Murcia, la Pediátrica. La especialidad de Cuidados Médicos-Quirúrgicos todavía no se ha implantado en ninguna región.
 
Para este año, se han convocado 994 plazas para realizar la residencia (EIR), algo que, a juicio del sindicato Satse, es claramente insuficiente ya que apenas suponen 26 puestos más que en 2015. En la pasada convocatoria se presentaron cerca de 15.000 personas.
 
El problema surge también con la retribución económica a los especialistas. Rafael Reig, secretario general de Acción Sindical de Satse, pone como ejemplo Canarias, donde están reconocidas las cinco especialidades: “Ha decidido crear las especialidades con la misma retribución con lo que no incentiva que los enfermeros decidan especializarse”.
 
El no retribuir mejor a los especialistas no sólo implica que estos hayan cursado dos años más de formación sin obtener una devolución por su esfuerzo, sino que les perjudica directamente. “Un enfermero especialista va a tener más problemas de movilidad ya que se abren muy pocas plazas de su disciplina y las CCAA van a preferir enfermeras polivalentes”, apunta Reig.
 
En opinión del secretario genreal de Acción Sindical de Satse, esto se debe a que un enfermero generalista es mejor visto por las comunidades autónomas ya que consideran que “pueden tirar de ellos para todo” y empezar la jornada en un servicio y acabarlo en otro totalmente distinto, mientras que los especialistas buscarán centrarse en su disciplina.