Redacción Médica
16 de octubre de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:35
Política Sanitaria > Enfermería

España necesita 131.000 enfermeras más para tener la mejor sanidad posible

Según Satse, para aplicar esta medida se necesitaría aumentar un 4,5% el gasto sanitario del país

Alfonso J. Cruz Lendinez y Manuel Cascos.
España necesita 131.000 enfermeras más para tener la mejor sanidad posible
I. P. Nova
Joana Huertas
Martes, 02 de octubre de 2018, a las 12:10
Faltan 131.004 enfermeras en España para garantizar la atención “segura” al paciente. Así lo ha denunciado el director del informe ‘Análisis de la situación de los enfermeros y enfermeras en los centros sanitarios del país’ Alfonso Cruz Lendinez, durante la rueda de prensa que el Sindicato de Enfermería, Satse, ha ofrecido este martes para acusar la "continua" falta de sanitarios que se "sufre" en el sistema sanitario español.

Durante el acto, en el que Lendinez ha estado acompañado del presidente del sindicato de Enfermería, Manuel Cascos, Satse ha denunciado que pese a que España es uno de los países de la Unión Europea con la edad media de vida más elevada “tenemos el ratio de enfermeras más bajo de todo el entorno”. De hecho, han asegurado que, según su estudio, el ratio medio de paciente/enfermera en España es de 12,7 usuario por cada profesional sanitaria en cada planta hospitalaria.

Manuel Cascos y  Alfonso J. Cruz Lendinez.

En cifras, Satse ha manifestado que en España hacen falta 131.004 enfermeras (un 34 por ciento más de las que hay actualmente) y, de ellas, 87.890 deberían reforzar el Sistema Nacional de Salud (SNS) y supondrían un coste de unos 3.100 millones de euros “lo que se traduciría en aumentar un 4,5 por ciento el gasto sanitario español”.

Además, el sindicato ha asegurado que aumentar las plantillas españolas en un 34 por ciento es algo “completamente viable” pues “se pueden llegar a ahorrar hasta 12.000 millones de euros con un nuevo sistema de crónicos”. El sindicato ha recordado que este número de sanitarias serían necesarias para garantizar el correcto funcionamiento del SNS.

El estudio, que analiza centro de salud, sanitarios y hospitales de toda España, pretende fijar “la línea roja” que no se puede sobrepasar porque se incurren en “efectos adversos” para el cuidado de calidad del paciente. En lo que respecta a la influencia de la ratio paciente-enfermera en la salud del usuario del SNS. “El ratio de enfermeras entorno a diez pacientes aumenta el riesgo de mortalidad 1,37 veces y, en el caso de la UCI, si se supera el ratio de 2,5 pacientes por enfermara el resigo de muerte aumenta un 3,5 veces”, ha manifestado.


Duplicar el número de enfermeras por turno en las unidades de hospitalización



Una alta ratio paciente/enfermera, como hay en España, aumenta los tiempos de espera


En aspectos concretos como las unidades de hospitalización, Satse estima que se necesitaría duplicar su número de enfermeras por turno que, actualmente, está en 15 y debería de pasar a 30 profesionales.

La profesión enfermera ha denunciado que, una de las muchas repercusiones que tiene la falta de profesionales de los cuidados es el incremento de deficiencia en los registros y en la atención a los familiares. “Una alta ratio enfermera-paciente aumenta los gastos y los tiempos de espera”, ha añadido Lendinez.

Tomando como ejemplo a Australia, quien ha establecido estas líneas rojas en la atención paciente/enfermera, Satse ha recordado que en turno de mañana el ratio es de cinco pacientes por cada sanitaria. “Por el contrario, en España la realidad es muy diferente. Si tomamos como base las recomendaciones del propio Ministerio de Sanidad, en Atención Primaria, el 40 por ciento de las unidades no cumple la medida en horario de mañana”, han afianzado. 


Las consecuencias: agobio y un sistema medicalizado


En lo que respecta al impacto del déficit de plantilla sobre el ambiente laboral, Satse denuncia que los enfermeros sienten agotamiento emocional (en un 70 por ciento) y realizan su trabajo en una situación de cansancio en un 80 por ciento de los casos.  “Existe una correlación entre déficit de plantilla y deterioro del ambiente laboral”, ha añadido.

Aspecto de la sala durante la presentación del informe.

Aspecto de la sala durante la presentación del informe.


El estudio se ha hecho eco de la información 326 hospitales, 170 centros de bienestar social, 2.600 centros de salud, 9.400 unidades de servicio y 253 dispositivos de urgencias.  Y ha servido para que, entre otras cosas, se denuncie España tiene un modelo de sistema sanitario “muy medicalizado y muy lejos de tener una Atención Primaria dedicada a la prevención”.


Cascos ha apostado por cambiar el actual funcionamiento de la sanidad española hacia un sistema de crónicos


A este respecto, Cascos ha apostado por cambiar hacia un sistema de crónicos. Un cambio, afirma, “más barato que todas las camas que necesitan diariamente nuestros mayores”.

La enfermera de enlace, atención domiciliaria y la enferma escolar son algunos de los pivotes sobre los que Satse se apoya para un cambio en el modelo sanitario. “Es el futuro y es lo que nos trasmiten la falta de enfermas es preocupante y afecta a la salud. Por eso hay que desarrollar este tipo de iniciativas”, han finalizado.


Iniciativa Legislativa Popular: un llamamiento social


Tras presentar una iniciativa legislativa popular (ILP) en el Congreso de los Diputados que esperan que salga adelante para regular los ratios enfermeros por ley, Satse ha utilizado su voz ante los medios para solicitar una mayor adhesión del problema en “todos los tejidos” de la sociedad.

En el documento, en el que registrarán el número máximo de paciente por enfermera para que se legisle y que no sea una simple recomendación como es actualmente, el sindicato ha adelantado que “no nos vamos a quedar en una ILP iremos más allá porque creemos que es necesario hacer llegar el mensaje a los ciudadanos”.

"Nos estamos preocupando por la falta de médicos prevista en diez años pero no por las enfermeras que nos faltan ahora. Y recordemos que es la enfermera la que proporciona la calidad asistencial de lunes a domingo las 24 horas del día. Me una preocupación parece legitima (ha apuntado refiriéndose a los médicos), pero no entiendo no exista una preocupación similar con el riesgo que hay en las enfermeras. es sorprendente”, ha finalizado Cascos.