25 de noviembre de 2017 | Actualizado: Viernes a las 21:50
Política Sanitaria > Enfermería

El CHN implanta un protocolo para normalizar la lactancia materna en la UCI

El plan prevé que las madres puedan seguir con este hábito una vez les hayan dado el alta hospitalaria

Imagen del Complejo Hospitalario de Navarra (CHN).
El CHN implanta un protocolo para normalizar la lactancia materna en la UCI
Redacción
Viernes, 04 de agosto de 2017, a las 14:30
El equipo de profesionales de Enfermería del Complejo Hospitalaria de Navarra (CHN) ha implantado un nuevo protocolo de actuación para hacer frente y facilitar la lactancia materna cuando el parto requiera del ingreso de la madre en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Según ha comunicado el propio centro hospitalario este viernes, este protocolo facilita el asesoramiento y los equipos de extracción de leche a madres ingresadas que expresan su deseo de preservar este vínculo con el bebé tras un parto complicado.

De este modo, el equipo de profesionales formado por las enfermeras Andrea Fadrique y Vanessa Crespo, el enfermero Ignacio González y la matrona Allende Pérez, han llevado a cabo estas actividades de divulgación y formación de profesionales para “normalizar la posibilidad de que las madres ingresadas puedan iniciar la lactancia si así lo desean”, según ha informado el Departamento de Salud de Navarra.

Todo surgió cuando, hace cuatro años, -los citados profesionales- empezaron a recabar información para la elaboración de una guía de recomendaciones para los profesionales del sector. Finalmente, todo lo recogido en este plan ha servido para desarrollar el protocolo actual que sirve para establecer las líneas de trabajo a seguir con este perfil de pacientes.

Un plan que establece las actividades y las formas de actuación cuando se produzca un ingreso de estas características. De hecho, solo el año pasado ya se produjeron 17 ingresos de este tipo en el CHN.

Sobre el protocolo

El protocolo establece que, ante el deseo de la madre ingresada de dar lactancia materna a su bebé, tiene que analizarse si el estado de salud de la madre lo permite. En caso de ser posible, se iniciar un proceso de estimulación mediante un extractor de leche en las primeras cuatro horas de su ingreso.

Asimismo, toda la cantidad de leche producida por la madre se manda a la Unidad de Neonatos donde se alimentará al bebé -o por biberón o por sondra nasogástrica-. Es en este proceso cuando se analiza que se den las máximas condiciones de higiene así como el mantenimiento de la temperatura de la leche.

De este modo, se inicia la estimulación y producción de leche inmediata, que son dos procesos necesarios para que la madre pueda mantener este hábito una vez sea dada de alta.