Covid-19| "Una segunda ola será desastrosa para la salud de las enfermeras"

El presidente del CGE afirma que “las enfermeras de AP deben ser el motor principal de rastreo”

Florentino Pérez Raya, presidente del Consejo General de Enfermería.
Covid-19| "Una segunda ola será desastrosa para la salud de las enfermeras"
vie 28 agosto 2020. 16.40H
Repetir las escenas vividas en marzo y abril supondría para las enfermeras un desastre para la salud física y mental de las enfermeras. Así de claro se muestra el presidente del Consejo General de Enfermería, Florentino Pérez Raya, en esta entrevista a Redacción Médica sobre la posibilidad de que esta segunda ola de brotes de Covid-19 se pueda trasladar a los hospitales y las UCI.

DIRECTO | Siga aquí toda la actualidad sobre el coronavirus

Por ello, también advierte de que las administraciones y gerencias deben prepararse para lo que vendrá, sobre todo de cara al otoño, cuando la gripe haga su aparición, momento en el cual se deberá disponer de mecanismos que la distingan de la enfermedad por coronavirus.

¿Cuál es la situación que existe actualmente en España con el brote de coronavirus Covid-19? ¿Cómo están viviendo las enfermeras lo que se conoce como 'segunda ola'?

Actualmente, desde el Consejo General de Enfermería estamos observando las cifras de contagios con mucha cautela y preocupación. Los números son escandalosos y hemos pedido a las autoridades sanitarias que pongan todo de su parte para frenar esta escalada masiva de contagios antes de que sea tarde.


"Fue muy positiva la normativa que obligaba a aprovisionar de EPI al menos para tres meses"


También es verdad que los infectados se están detectando antes y, según estamos viendo, una gran parte de ellos son asintomáticos, que deben guardar la cuarentena en sus domicilios o en los lugares que han habilitado para ellos varias comunidades autónomas.

Aun así, sentimos cierto temor y respeto por si estas cifras se pudiesen descontrolar en algún momento con el consiguiente aumento de la presión hospitalaria, y, sobre todo, en UCI. No podemos repetir las escenas que se dieron en marzo y abril porque ni el sistema sanitario ni los profesionales aguantarían. Los profesionales sanitarios, y entre ellos las 316.000 enfermeras, están exhaustos y una segunda ola podría ser desastrosa para su salud física y mental.

En este sentido consideramos prioritario reforzar el número de profesionales sanitarios que están realizando los seguimientos de los contagios y sus contactos, para realizar una buena prevención y control de la pandemia.

Desde que comenzó la epidemia el CGE ha estado velando por la seguridad de las profesionales de la Enfermería. ¿Existe falta de materiales de protección ahora mismo? ¿Creen que Sanidad está preparando para proteger a los sanitarios si se diera un brote tan fuerte como el de marzo/abril?

Nuestra función siempre ha sido, es y será velar por la seguridad de las 316.000 enfermeras y enfermeros de nuestro país, así como la protección de los intereses de los pacientes y usuarios del sistema sanitario. Durante estos meses, hemos visto cómo los profesionales sanitarios se han enfrentado a la pandemia sin recursos y totalmente desprotegidos, algo que no podemos volver a consentir.

En estos momentos vemos que no existe una situación de falta de material, pero no por ello se debe dejar de ser previsor. Fue muy positiva la normativa en la que ya se estableció que todas las comunidades debían tener aprovisionamiento de EPI al menos para tres meses.

Vemos que eso está cubierto y lo que sí hay que tener es previsión a futuro de lo que pueda ocurrir en otoño cuando estemos en periodo de gripe. Hay que tener capacidad de distinguir si estamos ante una gripe o ante un caso de Covid-19, si tenemos los circuitos necesarios para distinguir una zona de otra… y ahora mismo tenemos la sensación de que eso es lo que no está controlado.

Ahora mismo, un contagio por coronavirus Covid-19 en sanitarios no es considerado enfermedad profesional, aunque sí accidente laboral. ¿Han solicitado a Sanidad y Seguridad Social volver a considerarlo debido a que el Covid-19 sigue contagiándose entre sanitarios?


"Las enfermeras de Atención Primaria deben ser el motor principal del rastreo"


La consideración como enfermedad profesional la solicitamos en su momento, pero somos conscientes que es necesaria una modificación legal que va a exigir el acuerdo con los grupos políticos. Espero que estén dispuestos a reconocer, con medidas concretas como esta, el papel tan importante de las enfermeras en la pandemia.

Respecto a la consideración como accidente laboral, el Consejo de Ministros ha ampliado los períodos para su consideración, pero debemos llegar al reconocimiento como enfermedad profesional.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, aseguró esta semana que con el trabajo de las CCAA y herramientas como el PRAN, en el que recientemente se ha incluido a las enfermeras, se puede controlar la situación epidemiológica. ¿Han tenido algún contacto ya desde el PRAN como parte activa de las reuniones?

Hasta el momento desde el Consejo General de Enfermería (CGE) no hemos tenido ningún tipo de contacto a este nivel. Desde el inicio de la pandemia nos pusimos a disposición del Ministerio y de las comunidades autónomas para colaborar en todo lo que fuera necesario y así lo seguiremos haciendo para hacer más efectivo el control epidemiológico en esta pandemia, en función de lo que podamos llevar a cabo desde el CGE.

¿Cómo está siendo la labor de rastreo de las enfermeras? ¿Debería haber más? ¿Es necesario crear una bolsa de 'rastreadoras' enfermeras como se está proponiendo en lo que respecta al material sanitario?

Desde el CGE siempre hemos abogado porque el perfil de los rastreadores debía ser sanitario. Entre ellos, entendíamos que las enfermeras y, más concretamente, las enfermeras de Atención Primaria deberían ser el motor fundamental de la búsqueda de esos posibles casos a raíz de un caso positivo.

En este aspecto, cada comunidad autónoma ha designado un perfil profesional diferente o, incluso, a personal más del ámbito administrativo sin ser sanitarios. Además, con un número desigual y en muchas ocasiones ni siquiera dedicado específicamente a este trabajo, sino que hacen otras labores a la vez.

Ahora, de hecho, hemos tenido constancia que desde algunas instituciones se han pedido graduados voluntarios para trabajar como rastreadores. Personal que, sin la formación necesaria, se encargaría de buscar estos contactos de un contagiado y detectar los posibles brotes.

En términos globales, debemos decir que hay una descoordinación a nivel del estado porque no se sigue una homogeneidad ni en el perfil ni en el número de rastreadores. Hay comunidades que tienen una fuerte carga de contactos por cada rastreador y estamos en unos porcentajes bajísimos respecto a las recomendaciones de otros países europeos.

Ahora mismo, estamos en torno a 3.500 rastreadores en España y deberíamos estar cerca de 8.000. Se hace imprescindible que las comunidades, con la coordinación del Ministerio, pongan solución a esta problemática y lo hagan ya porque retrasar la contratación de buenos rastreadores puede ser vital para enfrentarse a una segunda ola.

Apenas quedan unos meses para que se formalice la vuelta al cole. Solicitaron a las comunidades y a Sanidad la figura de la enfermera escolar. ¿Han tenido alguna respuesta sobre ello? ¿Qué perjuicio traería no tener un profesional sanitario en los centros ante la vuelta a la nueva normalidad educativa?

Desde el Ministerio de Educación se dejó la decisión de contratar enfermeras escolares a las comunidades, pero nosotros seguimos considerando imprescindible que se regule por ley la obligatoriedad de tener esta figura en todos los centros educativos. En la actualidad, algunas autonomías ya han hablado de cómo será el papel que jugarán las enfermeras de Atención Primaria en cuanto al tratamiento en centros escolares, pero esto no es suficiente.


"La naturaleza quiso que esta crisis sanitaria coincidiese con el Año de las Enfermeras y Matronas"


Las enfermeras escolares, como profesionales sanitarios dentro de la comunidad educativa, están formadas para detectar posibles casos de Covid-19 en las aulas no sólo con los alumnos, sino con los docentes, personal administrativo, de limpieza… en definitiva, toda la comunidad educativa, así como los tutores o padres de los alumnos.

Además, son la figura clave para dar educación a la salud y enseñar de manera eficaz a los más pequeños y también a los adultos cuáles son las medidas sanitarias que deben tomar durante su estancia en el colegio para minimizar el riesgo de contagio. Por último, más allá del coronavirus, la enfermera escolar se encarga de dar las pautas en educación para prevenir otras posibles enfermedades, así como enseñar los mejores hábitos saludables a los niños y niñas.

Hemos enviado una carta y un posicionamiento claro de la figura de la enfermera escolar tanto al Ministerio de Sanidad como el Ministerio de Educación y a todas las comunidades autónomas, en la que tenemos la adhesión de las asociaciones de Enfermería escolar nacionales y muchas asociaciones de pacientes.

Ya nos ha contestado el Ministerio de Educación y diferentes autonomías para mantener una reunión y avanzar en la implantación de esta figura tan importante en la sanidad de nuestro país, y ahora especialmente en el control y prevención de la pandemia Covid-19.

Con el coronavirus se han paralizado muchos proyectos del CGE, uno de los más internacionales la celebración del Año de la Enfermería. ¿Van a celebrar el congreso que tenían programado para octubre? ¿esperan poder homenajear a las enfermeras como se merecen durante 2021? ¿Se han cumplido algunas de las peticiones que presentaban en la campaña Nursing Now al ministerio de María Luisa Carcedo?

La llegada de la pandemia por Covid-19 ha sido un durísimo golpe para todos durante estos meses, pero los profesionales sanitarios han experimentado el dolor más grande en su piel en estos momentos tan complicados. La naturaleza quiso que esta crisis sanitaria, una de las peores que se recuerdan en la historia reciente, coincidiese con el año en el que íbamos a conmemorar el Año Internacional de las Enfermeras y Matronas. Tras la decisión de la Organización Mundial de la Salud y el Consejo Internacional de Enfermeras, la conmemoración se prorrogará hasta mediados de 2021.

Es cierto que desde la institución que presido, teníamos programados decenas de actividades y actos para celebrar este año, pero las recomendaciones sanitarias, el duro confinamiento y la situación actual de contagios han hecho que todo se pare en seco.

Aun así, esta situación, que ojalá nunca hubiésemos tenido que vivir, también ha puesto en primera línea de la actualidad a los sanitarios. Enfermeras, enfermeros, médicas, médicos, técnicos en cuidados auxiliares de enfermería, celadores… que han trabajado sin descanso y totalmente desprotegidos, pero que gracias a ellos se pudo frenar la curva de contagios.


"Contamos con 45.000 profesionales con título de Enfermería especialista y no lo estamos aprovechando"


En ningún momento habríamos querido que el año internacional se celebrase así, pero la población se ha dado cuenta de la importancia de contar con un sistema sanitario fortalecido y con profesionales formados. 

Respecto del congreso previsto inicialmente para octubre, lo hemos retrasado al primer trimestre del próximo año, aunque estaremos a la espera de la situación que tengamos en ese momento.

El examen por la vía extraordinaria de la especialidad de Familiar y Comunitaria es otro de esos aspectos 'paralizados'. ¿Saben cuándo se va a celebrar el examen?

En estos momentos no tenemos nuevos datos de cuándo se va a celebrar este examen para llevar a cabo la vía extraordinaria de la especialidad. Sabemos que el Ministerio está trabajando en ello. En concreto, según las informaciones que nos trasladan, nos encontramos en el periodo de alegaciones y de subsanación de los aspectos comunicados a los aspirantes.

Entendemos que la pandemia ha ralentizado los procesos. Consideramos imprescindible que se acelere todo lo que sea posible y que se convoque el examen lo antes posible para terminar con una larga espera que ha durado ya muchos años, de forma injustificada.

Hablando de especialidades enfermeras, ¿abre el Covid-19 la puerta a la creación de nuevas especialidades con un perfil centrado en este tipo de crisis sanitarias?

Las especialidades de enfermería necesitan de una clara implementación en el sistema sanitario español. Desde hace años llevamos reclamando al Gobierno central y a las comunidades autónomas que deben acabar con este fraude. Contamos a día de hoy con cerca de 45.000 profesionales con un título de Enfermería especialista y no lo estamos aprovechando. Será imposible plantear una modificación de las actuales especialidades si no avanzamos en una implementación real de las mismas.

La última regulación data de 2005, es decir, hace 15 años y se hace urgente actuar en este sentido. Ciertamente tenemos una especialidad que sólo consta en su nombre, la especialidad en Cuidados Médico-Quirúrgicos. Su complejidad no ha permitido ni siquiera establecer un programa formativo.

En diferentes encuentros y reunidos con el Ministerio ya hemos planteado que deberíamos hacer una reflexión profunda en la que participemos el gobierno central, las comunidades autónomas y toda la profesión enfermera para conseguir una salida en torno a esta especialidad, ya sea modificando su nombre y por tanto el ámbito o generando otras que den una verdadera respuesta y real a las necesidades del sistema. Pero es imprescindible un consenso que lo haga posible y no hablemos de falacias o cosas que luego no se implementen.

Hemos solicitado por carta al director general de Recursos Humanos una reunión para tratar este tema de las especialidades y poder avanzar y desbloquear lo que está pendiente, desbloquear la especialidad Médico-Quirúrgica que lleva 15 años paralizada. Hay que darle una salida ya y a la vía excepcional de la especialidad de enfermería Familiar y Comunitaria. Esperamos que en breve nos citen desde el Ministerio de Sanidad, para nosotros esto es una prioridad.

Otra reivindicación enfermera en el 'tintero' por el Covid. ¿Cuándo plantean que estén vigentes los primeros protocolos de prescripción enfermera? ¿La situación sanitaria acelera la necesidad de que las enfermeras puedan prescribir medicamentos?

Sin ninguna duda, la situación actual no hace más que aumentar la necesidad de que las enfermeras puedan prescribir como así lo dice el Real Decreto aprobado en octubre de 2018. Han pasado ya casi dos años desde que la norma salió a la luz y todavía quedan comunidades autónomas sin regular la acreditación. Es fundamental y tremendamente necesario que esta premisa quede subsanada lo antes posible.

En cuanto a los protocolos, desde el Consejo General de Enfermería estamos trabajando en ello en el seno de la Comisión específica sobre este tema y con la reactivación de todo el sistema, nos gustaría que, a corto o medio plazo, podamos tener vigentes esos protocolos de prescripción enfermera tan importantes para la actuación de las profesionales en su día a día en hospitales, centros de salud y centros sociosanitarios. El grupo de trabajo está siendo muy activo y con muchas ganas de tener los primeros protocolos en breve.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.